Peligros del laurilsulfato de sodio

El laurilsulfato de sodio, o SLS, un ingrediente común en los productos de higiene personal, es un aditivo que permite que los productos de limpieza formen espuma. Según la base de datos Skin Deep Cosmetic Safety Database de Environmental Working Group (EWG), el SLS es un "peligro moderado" que se relacionó con el cáncer, la neurotoxicidad, la toxicidad en los órganos, la irritación de la piel y el trastorno endócrino.

Definición

El SLS es un agente emulsionante y espumante de uso común en productos cosméticos y de limpieza industriales. El SLS está presente en la mayoría de los enjuagues corporales, jabones, champús, pastas dentífricas y detergentes para la ropa. Según Mercola.com, aunque el SLS deriva de los cocos, se contamina con un subproducto tóxico durante el proceso de fabricación.

Variaciones

El SLS también se puede listar como dodecilsulfato sódico, ácido sulfúrico, monododecil de éster, sal sódica, ácido sulfúrico de sal sódica, aquarex me o aquarex metilo, según informa EWG. Los químicos relacionados con el SLS incluyen el lauril éter sulfato de sodio, o SLES, que tiene mayor capacidad para formar espuma y es un poco menos irritante que el SLS, según el sitio web Mercola.com. El lauril sulfato de amonio, o ALS, es similar al SLS y plantea riesgos parecidos.

Toxicidad

El sitio web Cosmetic Ingredient Review informa que el SLS, el SLES y el ALS son irritantes en concentraciones del 2 por ciento o superiores, y recomienda que los productos cosméticos no deben contener concentraciones mayores que 1 por ciento de estos compuestos. El SLS sin diluir puede causar irritación en la piel y en los ojos, además de náuseas, vómitos y diarrea si se ingiere, según informa el National Institute for Occupational Safety and Health. El sitio web Mercola.com informa que el SLS y el SLES a menudo se contaminan con 1,4-dioxano, un subproducto del proceso de fabricación que puede ser "cancerígeno para los humanos", y también puede causar efectos negativos en los riñones, el hígado y el sistema nervioso central, según el National Institute for Occupational Safety and Health. La clínica Mayo informa que la pasta dentífrica y los enjuagues bucales que contienen laurilsulfato de sodio pueden contribuir con el desarrollo de aftas.

Consideraciones

Según informa el sitio web Mercola.com, la mayoría de los estudios que se realizaron sobre el SLS incluían administrar SLS puro a animales o aplicarlo directamente sobre los ojos de los animales. En general esta clase de exposición no se experimenta con el uso cosmético general. Sin embargo, aún se necesitan más estudios sobre los efectos acumulativos a largo plazo de la exposición continua al SLS. Como el cuerpo no cuenta con las enzimas necesarias para descomponer ciertos químicos, que se acumulan con el paso del tiempo, los grupos de defensa del consumidor, como EWG, recomiendan usar productos que contienen SLS con precaución.

Alternativas

Si te preocupan los posibles efectos de la acumulación de SLS, busca champús, pastas dentífricas y otros productos para el cuidado personal que indiquen que no contienen este compuesto. Según el sitio Mother Nature Network, un producto conocido como sulfato sódico de coco, que también es un derivado del coco, puede ser menos irritante que el SLS o SLES. Busca champús elaborados con aceites esenciales, o lava tu cabello con bicarbonato de sodio.

Más galerías de fotos



Escrito por karen eisenbraun | Traducido por vanesa sedeño