Los peligros del autobronceador en aerosol

El bronceado artificial con aerosol a menudo se promociona como una alternativa segura a la opción de tirarte bajo el sol durante un día entero, o a usar una cama de bronceado para conseguir una impecable piel de bronce. Sin embargo, los productos autobronceadores en aerosol no han sido del todo aprobados, ya que sus peligros aún no son bien conocidos. La Food and Drug Administration de los Estados Unidos ha emitido varias advertencias de seguridad relacionadas con el uso de este tipo de productos. Cuando te sometas a este procedimiento en una cabina de pulverización especializada, sigue estas recomendaciones.

Reacciones alérgicas

El ingrediente principal de las soluciones de bronceado en aerosol es la dihidroxiacetona o DHA, que esencialmente, tiñe las células muertas de la piel que se encuentran en la superficie para crear un tono dorado oscuro. Aunque por lo general, esta sustancia es bien tolerada por la piel, es posible que pueda ocurrir una reacción alérgica al DHA en las personas con piel sensible. El sitio web de salud y belleza SYL.com, explica que la mayoría de los casos de alergia al DHA se manifiesta por medio de lo que parece ser dermatitis de contacto; una irritación o erupción de causada por la aplicación directa de un agente irritante determinado. Una reacción alérgica puede causar picazón y ronchas dolorosas y antiestéticas.

Problemas para los asmáticos

Las personas con asma deben tener precaución con el uso de este tipo de autobronceadores. Los productos en aerosol atomizan diminutas partículas líquidas de DHA. Cuando te encuentras dentro de una cabina de bronceado por pulverización, puede ser difícil obtener oxígeno durante los segundos que se necesitan para pulverizar el producto en todo tu cuerpo. Las personas con asma pueden experimentar pérdida del aliento o mareos e incluso tos o desmayos que se llegan a prolongar hasta que la pulverización termina o hasta que es posible obtener aire fresco. Las personas con asma grave deben abstenerse por completo de utilizar cabinas de bronceado con sistema de pulverización, advierte la empresa de productos bronceadores Tropical Sunrise.

Reacciones oculares

Debido a que el DHA se atomiza en partículas tan pequeñas, se corre el riesgo de sufrir irritación de los ojos al entrar en una cabina. La mayoría de los operadores de cabinas de bronceado por pulverización te pide que cierres los ojos con fuerza, pero incluso así, un poco de solución podría introducirse, causando dolor, picazón y enrojecimiento. La FDA recomienda usar gafas protectoras de bronceado.

Inhalación

El DHA está aprobado por la FDA, por lo que parece que su uso sobre la piel es seguro. Este compuesto fue aprobado a principios de 1980, cuando el bronceado en aerosol se hizo popular. Cuando recién se aprobó, primero se vendió en forma de crema tópica, la cual fue estudiada por la FDA, que determinó que era completamente segura de usar en la piel. No obstante, al estar en una cabina, cabe la posibilidad de que termines inhalando residuos de DHA. La FDA advierte de los peligros de la inhalación de DHA y señala que a menos que la nariz y la boca estén protegidos durante el procedimiento, el bronceado artificial se está aplicando de manera errónea y no aprobada.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por pei pei