Peligros de consumir algas Nori

Nori es un tipo de alga seca que se utiliza comúnmente en la cocina japonesa y coreana. Está normalmente disponible en láminas delgadas que se cortan o rompen en pedazos más pequeños. Las piezas más pequeñas se utilizan entonces para envolver alrededor de una porción del tamaño de un bocado de arroz, como guarnición o en una variedad de platos de sushi. La Nori es generalmente considerada como segura para comer en cantidades moderadas y proporciona una gran cantidad de propiedades saludables. Sin embargo, el consumo excesivo puede tener efectos secundarios peligrosos. Si sufres de complicaciones médicas o tomas medicamentos con receta, consulta con tu proveedor de atención médica acerca de tus necesidades dietéticas.

Contenido de sodio

La Mayo Clinic indica que el sodio influye en la relajación y contracción de los músculos y es un componente esencial de cualquier dieta, ya que sostiene un equilibrio de los fluidos corporales y transmite eficazmente los impulsos nerviosos. Dietary Guidelines for Americans de 2010 recomienda 2.300 mg de sodio por día, aunque los adultos estadounidenses en promedio consumen 3.400 mg de sodio por día, lo que los pone en riesgo de sufrir complicaciones de salud. Según Takaokaya.com, una hoja llena de nori asada contiene 11 mg de sodio. Si bien esta cantidad puede parecer insignificante, algunas hojas de nori con sabor contienen sodio adicional. Cuando comas en un restaurante japonés, el consumo de sodio puede acumularse muy rápidamente entre la nori, salsa de soja y sal añadida para darle sabor. Las personas que siguen una dieta baja en sodio deben limitar su consumo de sodio, ya que el exceso puede conducir a complicaciones de salud, como insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis y enfermedad renal crónica.

Fuentes de DHA

El DHA, o ácido docosahexaenoico, es un tipo de ácido graso omega 3. Mientras que se encuentran comúnmente en los productos del mar, como el salmón, la caballa, el atún y las sardinas; las algas son una fuente vegetal de DHA. La University of Maryland Medical Center señala que el DHA favorece el desarrollo adecuado del sistema nervioso y apoya la salud del cerebro y la visión. Sin embargo, la UMMC también informa que el DHA también puede interactuar con algunos medicamentos para la presión arterial. Puede reducir la presión de la sangre, mejorando de este modo los efectos de los medicamentos recetados para la presión sanguínea.

Vitamina K

De acuerdo con Drugs.com y takaokaya.com, el alga marina es una fuente rica de vitamina K. The Linus Pauling Institute indica que la vitamina K actúa como un anticoagulante y protege contra la coagulación de la sangre arterial, permitiendo que la sangre fluya libremente hacia el corazón, pulmón y cerebro. Sin embargo, Drugs.com informa que las cantidades excesivas de vitamina K puede interactuar con medicamentos anticoagulantes, como la warfarina. La vitamina K, según Sheldon G. Sheps, MD de la Mayo Clinic, puede hacer que la warfarina, un medicamento, sea menos eficaz. Esto puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares.

Efectos secundarios adicionales

Drugs.com enumera otros efectos secundarios por el consumo excesivo de algas. Los posibles efectos secundarios incluyen dermatitis de contacto, trastornos del tracto gastrointestinal, el bocio, el cólera y la inflamación. La investigación científica relativa al efecto de las algas en las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia es deficiente, por lo que las embarazadas o madres lactantes deben evitar el consumo del alga nori.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie lee | Traducido por verónica sánchez fang