Peligros y beneficios de los analgésicos

Ya sea por un dolor de cabeza, cólicos mensuales o artritis reumatoide crónica, el dolor es una experiencia universal y es una de las razones más comunes para tomar medicamento. Hay muchas categorías de analgésicos disponibles. Los medicamentos sin receta incluyen al acetaminofén y los fármacos antinflamatorios no esteroideos, o NSAID. La aspirina fue el primer NSAID comercial y aún es muy utilizado. Los analgésicos de prescripción comunes incluyen los corticosteroide y los analgésicos opioides. Cada uno de estos medicamentos alivia un diferente conjunto de síntomas y, aunque son seguros cuando se utilizan apropiadamente, cada clase de medicamento tiene efectos colaterales y contradicciones específicos.

NSAID


La aspirina reduce la inflamación y alivia el dolor.

Los NSAID incluyen aspirina, ibuprofeno (Motrin, Advil), celecoxib (Celebrex) y naproxeno (Aleve, Naprosyn). La aspirina es uno de los medicamentos para el dolor más viejos, patentada en 1899 y derivada de las ramas de sauce, una hierba con una larga historia de uso para aliviar el dolor. Los NSAID inhiben la producción de las prostaglandinas inflamatorias, compuestos producidos por el cuerpo en respuesta a una infección y daño tisular. Esto reduce la inflamación y la fiebre al igual que el dolor. La aspirina se usa mejor para síntomas suaves como dolor de cabeza y fiebre. Los nuevos NSAID son útiles para condiciones en donde la inflamación acompaña al dolor, como la artritis reumatoide. El uso crónico de estos medicamentos puede provocar daño al revestimiento del estómago, al hígado y al riñón. La aspirina inhibe la coagulación sanguínea, lo que puede provocar hematomas fácilmente y retraso en la curación. La aspirina no se le debe dar a niños o adolescentes que tienen enfermedades virales como el resfriado. El celecoxib incrementa el riesgo de un paro cardíaco, accidente cerebrovascular y sangrado gastrointestinal serio y no se debe utilizar para dolor postquirúrgicos después de una operación de bypass.

Acetaminofén

El acetaminofén (Tylenol, Aspirin-free Anacin) es otro remedio de farmacia común. Alivia el dolor y reduce la fiebre. El mecanismo exacto de acción aún no es claro, pero se dice que el acetaminofén eleva la tolerancia del cuerpo al dolor y actúa sobre el hipotálamo, el área del cerebro que regula el calor. Esta droga es útil para síntomas suaves y agudos, como un dolor de cabeza o los cólicos menstruales, y es más suave con el revestimiento del estómago que los NSAID. Con grandes dosis o el uso crónico del acetaminofén pueden provocar daño al hígado y falla hepática aguda.

Corticosteroides


Los corticosteroides se pueden inyectar en una articulación para aliviar el dolor.

Los corticosteroides como la triamcinolona (Aristospan, Trivaris) y la prednisona (Sterapred, Deltasone) copian las propias hormonas antiinflamatorias del cuerpo. Alivian el dolor reduciendo la inflamación. Estos fármacos regularmente están disponibles únicamente con prescripción. Se pueden inyectar en una articulación dolorosa o consumir oralmente. Los corticosteroides debilitan la respuesta inmunológica, así que los pacientes que toman estos fármacos están en riesgo de infecciones bacteriales, virales y fúngicas. El uso a largo plazo de corticosteroides orales puede provocar osteoporosis, una condición en la que los huesos se vuelven frágiles y quebradizos. Altas dosis de corticosteroides pueden provocar inestabilidad emocional, confusión y síntomas psiquiátricos, una condición llamada "psicosis por esteroides".

Analgésicos opioides

Los analgésicos opioides son prescritos para aliviar dolores severos, especialmente dolor continuo severo. Son narcóticos y trabajan sobre el sistema nervioso central para disminuir la conciencia y la respuesta al dolor. Los analgésicos opioides comunes incluyen la oxicodona (Roxicodone, OxyContin), fentanil (Sublimaze, Duragesic) y el tramadol (Ultram, Ryzolt). Los narcóticos incrementan el riesgo de caídas y daños. Los que afectan el reflejo de la respiración y una sobredosis puede reducir la frecuencia de la respiración hasta el punto de la coma o la muerte. Los opioides también son potencialmente adictivos y se deben utilizar bajo supervisión médica y por el período más corto posible.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie draus, nd | Traducido por laura de alba