Peligros de que un bebé beba mucha agua

La mayoría de la gente piensa en el agua como una bebida inofensiva esencial para la vida. Si bien lo es para los adultos, esto no es así para los bebés. Cuando el bebé come y bebe es sólo en función de sus necesidades. Los nutrientes dentro de su cuerpo están en equilibrio perfecto. Darle el agua antes de que realmente la necesite puede descompensar este equilibrio y causar daño.

Necesidades

Las necesidades de tu bebé en crecimiento pueden todas ser satisfechas por la ingesta de fórmula o leche materna. La ingesta de agua no tiene por qué ser un problema hasta que el niño comienza a comer alimentos sólidos o hasta que el pediatra indique que es apropiado. Según el Dr. Alan Greene en su artículo de agosto de 2009 por el "New York Times", todas las necesidades de hidratación deben ser satisfechas a través de la fórmula o leche materna, incluso cuando el bebé parece sólo estar sediento. Sin embargo, si tu niño está comiendo alimentos sólidos y toma por lo menos 32 oz (950 ml) de leche materna o fórmula y todavía parece estar sediento, puede estar seguro de ofrecerle entre 2 y 4 oz (59 a 118 ml) de agua entre las comidas.

Intoxicación por agua

Uno de los peligros de un bebé que toma agua en demasía es la intoxicación por agua. Esto ocurre cuando hay compensación de agua y equilibrio de líquidos y electrolitos en el cuerpo. Una cantidad excesiva de agua puede hacer que los riñones filtren el exceso de sodio. Las cantidades insuficientes de sodio y agua en exceso pueden llevar a la inflamación del cerebro y otros síntomas peligrosos.

Síntomas y prevención

Los síntomas de la intoxicación por agua son evidentes e incluyen convulsiones, irritabilidad, somnolencia, baja temperatura corporal y la inflamación o hinchazón. De acuerdo con el Johns Hopkins Children's Center, los bebés menores de 1 y los que ya están deshidratados se encuentran en mayor riesgo de intoxicación por agua. En un esfuerzo para rehidratar a tus hijos después de un episodio de vómito o diarrea, los padres a menudo dan a sus bebés agua. Sin embargo, un bebé deshidratado también por lo general carece de electrolitos. Darle agua directamente agota este equilibrio aún más. La mejor manera de evitar la intoxicación por agua y mantenerlo hidratado es el uso de la leche materna o de fórmula hasta que el pediatra indique lo contrario.

Infecciones bacteriales

Otro motivo de preocupación al dar a tu bebé agua es el caso de una infección bacteriana. Las bacterias y los parásitos a menudo pueden estar en el agua potable pobremente tratada. Para evitar darle al niño agua contaminada, usa un sistema de filtración con un tamaño de poro absoluto o el que utiliza ósmosis inversa. También puedes considerar el agua hervida para destruir cualquier bacteria o parásitos. Sólo asegúrate de dejar que se enfríe por completo antes de dársela a tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por verónica sánchez fang