Pecho y dolores por gases después de comer

La mayoría de las personas experimentan trastornos digestivos ocasionales después de comer, como eructos, dolores por gases y acidez estomacal. Aunque estos síntomas no son infrecuentes, pueden indicar la presencia de una condición de salud, especialmente si ocurren con frecuencia. La identificación y eliminación de ciertos alimentos puede ayudar a minimizar algunos de los desencadenantes que pueden provocar las molestias digestivas.

Acidez

La acidez es otra palabra para el reflujo ácido. Esta condición causa una sensación de ardor en el pecho, bajo el esternón. Otros síntomas comunes incluyen eructos, náuseas, dolor de garganta y la regurgitación de la comida. Cuando el esfínter esofágico no cierra el esófago, los alimentos y los ácidos del estómago pueden entrar en el esófago e irritar la mucosa, lo que lleva a estos síntomas. La acidez se produce con mayor frecuencia poco después de comer, sobre todo si te inclinas o te acuestas después de una comida grande. El alcohol, los cigarrillos y el estrés pueden aumentar el riesgo de acidez estomacal. Los medicamentos de venta libre que contienen hidróxido de magnesio o carbonato de calcio pueden ayudar a neutralizar los ácidos del estómago.

Gases

Aunque el reflujo ácido puede causar eructos, gases intestinales y distensión abdominal por lo general se produce después de la ingestión de aire. Los dolores de gas pueden variar en intensidad de leves a intensos. El paso de gas puede aliviar el dolor y el malestar de los gases intestinales. Al igual que con el ardor de estómago, el estrés y el tabaquismo pueden contribuir a esta condición. Otros factores que pueden desempeñar un papel incluyen una enfermedad gastrointestinal, infección o bloqueo, así como el consumo de ciertos alimentos.

Dieta

Ciertos alimentos pueden aumentar el riesgo de molestias digestivas. Los alimentos grasos son una fuente común de molestias digestivas, debido a su lenta tasa de digestión. Los alimentos ricos en carbohidratos también pueden contribuir a tu malestar abdominal. Los culpables comunes incluyen lechuga, brócoli, peras, melocotones, manzanas, coliflor, judías, repollo y coles de Bruselas. El consumo de bebidas gaseosas, masticar chicle o comer caramelos duros también puede aumentar el riesgo de dolores por los gases. Si tienes intolerancia a la lactosa, el consumo de productos lácteos puede causar hinchazón, gases y diarrea.

Precauciones

Comunícate con tu médico si tienes dolores de gases recurrentes o si experimentas acidez estomacal más de dos veces por semana. Con el tiempo, la acidez frecuente, conocida como enfermedad de reflujo gastroesofágico, puede dañar el esófago y puede causar úlceras o cambios precancerosos en las células. Una condición subyacente, como la enfermedad celíaca, puede ser responsable de su malestar digestivo. Mantener un diario de alimentos puede ayudarte a ti y a tu médico a descubrir cualquier alergia a alimentos que puedan contribuir a los dolores por gases y de pecho.

Más galerías de fotos



Escrito por piper li | Traducido por katherine bastidas