Pavo vs. carne

Tanto el pavo como la carne vacuna hacen impresionantes hamburguesas, albóndigas o pastel de carne. Mientras el pavo suele ser la pieza central de las fiestas como Acción de Gracias y Navidad, la carne puede ser una de las favoritas para las ocasiones especiales o para el día cotidiano. La comparación de los dos es como comparar manzanas y naranjas; a pesar de que ambos son buenas fuentes de proteínas, son tan diferentes que realmente no hay comparación. Dicho esto, cada uno tiene perfiles nutricionales únicos que pueden ayudarte a decidir cuál de ellos tendrás para la cena.

Contenido calórico


Chuletón de carne sin hueso en la parrilla.

El pavo, al ser un ave, a menudo se piensa que es más baja en calorías que la carne vacuna. La carne de res también puede ser baja en calorías si eliges el corte correcto. Un pedazo de pavo sin piel puede tener entre 110 y 140 calorías por porción de 3 onzas, y una porción del mismo tamaño de la carne puede tener entre 130 y 280 calorías. Las calorías de la carne son mucho mayores debido al contenido de grasa de los diferentes cortes. Mientras que una costilla asada puede no ser una opción sabia, con 280 calorías, un filete magro puede tener solamente 140.

Contenido de grasa


Hamburguesas de pavo a la parrilla.

El contenido de grasa es la diferencia real entre la carne de res y la de pavo. Comer proteína magra es esencial para satisfacer tus necesidades de proteínas y sin excederte de las calorías; pero la carne puede ser muy grasa. Aunque una chuleta de ronda superior puede tener tan poco como 4 gramos de grasa, un lomo puede tener hasta 16 gramos por porción de 3 onzas. Los cortes más magros incluyen la ronda superior, el costado, el hombro y carne molida magra. El pavo es generalmente bajo en grasa, con la mayoría de piezas conteniendo sólo 1 a 4 gramos, pero es importante que quitar la piel. Comer la piel de una pechuga de pavo sume las grasas de 1 gramo a 7, y un ala va de 3 gramos de grasa y a 11 con la piel.

Aminoácidos


Carro con carne dentro de un restaurante.

Tanto la carne de vaca, como el pavo tienen proteínas completas, lo que significa que contienen todos los aminoácidos esenciales que tu cuerpo necesita, según los Centers for Disease Control and Prevention. Cada uno tiene un aminoácido especial, sin embargo, y cada uno tiene un beneficio especial. La carne es una buena fuente de creatina, que funciona como una fuente de energía de respaldo para los músculos. Existe alguna evidencia de que los suplementos de creatina pueden mejorar el rendimiento y el crecimiento muscular durante el ejercicio de resistencia. El pavo es famoso por el triptófano, el aminoácido al que todo el mundo le echa la culpa de la siesta después de la cena. Aunque el triptófano es un precursor de la serotonina, que ayuda a regular el sueño, los investigadores descubrieron que las cantidades en el pavo no son lo suficientemente altas para causar somnolencia. Comer en exceso suele ser el culpable, y el triptófano debe ser complementado para afectar el sueño.

Come ambos


Pavo al horno

Ambos tipos de proteínas pueden ser buenas para ti, al igual que pueden ser malas si no tienes la precaución de elegir los cortes magros. La carne tiene más hierro; 10 a 15 por ciento de tu valor diario comparado con un pavo que tiene de 2 a 8 por ciento, pero el pavo tiene menos colesterol; 40 miligramos en una chuleta en comparación con 65 a 90 miligramos en la carne vacuna. Tanto el pavo, como la carne te pueden dar la proteína que necesitas para alimentar tus músculos, pero ambos pueden contribuir a la obesidad si comes demasiado. Si te gusta comer ambos, mantén en cuenta el tamaño de las porciones y el contenido de grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por mariana nonino