Pautas para seguir después de la permanente

Una permanente es una manera rápida de rizar de forma atractiva una cabellera lacia. Si bien las permanentes pueden ser costosas y consumir mucho tiempo, un cuidado adecuado puede incrementar la duración de tus rulos. Presta atención a tu rutina de cuidado de cabello cotidiana, con el fin de obtener el mayor provecho de tu permanente.

Lava tu cabello y sécalo con rapidez


Espera de 24 a 72 horas luego de la permanente para lavar tu cabello.

Después de hacerte la permanente, necesitarás esperar de 24 a 72 horas antes de lavar tu cabello. Consulta con tu estilista acerca del período de espera preciso, ya que éste puede variar según tu tipo de cabello y la clase de permanente aplicada. Una vez que llegue el momento del lavado, usa agua tibia en lugar de caliente, debido a que el calor puede arruinar tus rizos. Elige un champú y acondicionador diseñado de manera específica para cabellos con permanente, para proteger el procedimiento y evitar que tu cabellera se reseque demasiado. Peina tu cabello con un peine de dientes gruesos mientras aún está húmedo y con acondicionador. Esto ayudará a prevenir las quebraduras al peinar con cepillo. No restriegues la cabellera con una toalla para secarla; en su lugar, pasa la toalla con movimientos leves y deja secar tu cabello al aire para evitar el frizz.

Deja de lado el calor


El calor es el peor enemigo de la permanente.

El calor puede ser el peor enemigo de la permanente, de manera que mientras quieras mantener tus rulos evita usar dispositivos calientes para peinarte, ya que pueden dañar el cabello y arruinar la permanente. Si en realidad no te queda otro remedio que utilizarlos, aplica primero un protector térmico o un producto acondicionador. Un difusor adaptado a tu secador de cabello también protegerá la permanente, ya que dispersa el aire y no altera los rizos tanto como un secador estándar.

Usa los productos adecuados


Usa los productos de lavado adecuados.

Cuando sea el momento de peinar tu cabello, elige productos para peinar que estén libres de alcohol, con el fin de prevenir el resecamiento de la cabellera con permanente. Busca champúes humectantes y acondicionadores diseñados de manera específica para cabellos con permanente. Brinda a tu cabello un tratamiento mensual de acondicionamiento profundo para mantenerlo humectado. Evita usar bandas elásticas para coletas; en su lugar, utiliza bandas elásticas recubiertas con tela para ayudar a prevenir quebraduras.

Corta tu cabello


Corta tu cabello de manera regular.

Parte del mantenimiento de los rizos de una permanente es cortar el cabello de manera regular, más o menos cada cuatro o seis semanas. Cortar el cabello ayudará a que los rulos revivan, y a mantener el aspecto saludable de la cabellera. Esperar demasiado tiempo para el corte en un cabello con permanente puede causar que éste se dañe, y, cuando finalmente realices el corte, debas quitar más cantidad de cabello, con lo cual la permanente durará menos tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por sofia elvira rienti