Pastillas de arándano para disminuir la presión arterial alta

La presión arterial alta, o hipertensión, se describe como la presión que se acumula en las paredes arteriales cuando la sangre fluye. Algunas personas prefieren explorar e ingerir medicamentos botánicos junto con la medicación prescrita y hacer cambios de estilo de vida, pero lo mejor siempre es consultar a tu médico antes de realizar cualquier automedicación a base de hierbas. Las pastillas de arándano, normalmente se utilizan para las infecciones del tracto urinario y pueden proporcionar cierta protección antioxidante contra la presión arterial alta, así como con el colesterol alto.

Condición

La hipertensión surge tanto cuando demasiada sangre se bombea en las arterias como cuando estas se encuentran excesivamente estrechas. En algunos casos, la hipertensión es hereditaria, pero la enfermedad o los malos hábitos en tu estilo de vida también pueden aumentar tu presión arterial. Debido a que las causas de esta enfermedad varían, las opciones de tratamiento son amplias. Los medicamentos incluyen bloqueadores beta para desacelerar la frecuencia cardíaca, vasodilatadores para ampliar los vasos sanguíneos y diuréticos para eliminar el sodio y los demás líquidos del sistema. El plan de comidas que presenta un enfoque alimenticio para detener la hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés), recomienda ingerir alimentos bajos en grasas y consumir una gran cantidad de cereales enteros así como frutas y verduras ricos en antioxidantes. La dieta es otra parte de la terapia para la hipertensión.

Pastillas de arándano

Los fabricantes elaboran las píldoras del fruto seco del arándano que proviene del arbusto, vaccinium macrocarpon. Los arándanos son ricos en dos antioxidantes, en vitamina C y en los flavonoides proantocianidinas. Una dosis estándar de cápsulas de arándano puede tener de 300 a 400 mg, en un máximo de seis dosis divididas, según informa University of Maryland Medical Center. Dependiendo del uso medicinal, puedes optar por beber jugo de arándano o comer alimentos que contengan arándanos cocidos o secos. Si necesitas evitar el azúcar, puedes optar por las píldoras de arándano como una mejor opción que el jugo de arándano azucarado.

Usos primarios

Las pastillas de arándano son principalmente para las infecciones del tracto urinario, según recomienda el University of Maryland Medical Center. Las sustancias que se encuentran en los arándanos impiden que las bacterias dañinas se adhieran a las paredes del tracto urinario. Así lo indican las investigaciones del UMMC que observan que los arándanos pueden proteger contra las úlceras de manera similar, en este caso previniendo que un tipo diferente de bacterias se adhieran al estómago.

Relación posible con la hipertensión

Las propiedades antioxidantes del jugo, fruta o suplementos de arándano, teóricamente, pueden jugar un papel de apoyo en la reducción de la presión arterial, señala UMMC. Los antioxidantes previenen la acumulación de colesterol en las arterias, y también ayudan a relajar las paredes de los vasos sanguíneos, permitiendo que más sangre circule a través de ellos. Al igual que lo que se dice en relación a que los antioxidante protegen potencialmente contra el cáncer, no hay suficientes pruebas que afirmen que las pastillas de arándano se recomiendan como tratamiento antihipertensivo.

Hierbas para hipertensión

Las pastillas de arándano actualmente no se encuentran en la lista compilada por instituciones como May Clinic, National Center for Complementary, Alternative Medicine o UMMC.. En su lugar, debes preguntar a tu médico si el té de hibisco, las setas reishi, el psyllium, así como el aceite de hígado de bacalao, el ajo, el cacao o el calcio pueden apoyar a otros tratamientos para bajar la presión arterial.

Más galerías de fotos



Escrito por ellen douglas | Traducido por xochitl gutierrez cervantes