Pasta de bicarbonato para la costra láctea

También conocida como dermatitis seborreica infantil, la costra láctea se caracteriza por escamas de color amarillo o blanco o de un material crujiente grueso en el cuero cabelludo. Esta afección es relativamente común en los recién nacidos y es generalmente inofensiva. La mayor parte del tiempo, la costra láctea va a desaparecer por sí sola, sin embargo, esto puede llevar varios meses. Mientras tanto, algunas medidas de cuidados personales pueden ayudar a hacer la condición más tolerable.

Pasta con agua

Tú puedes hacer una sencilla pasta con bicarbonato de sodio y agua para ayudar con la costra láctea de tu recién nacido. Mezcla una parte de bicarbonato de sodio con una parte de agua. Puedes aplicar la pasta directamente en el cuero cabelludo y dejar reposar durante un minuto aproximadamente. A continuación, utiliza un peine o un cepillo suave para ayudar a eliminar el material escamoso. Si aplicas la pasta justo antes de bañar a tu bebé, la puedes enjuagar fácilmente durante el baño.

Pasta con aceite

En lugar del agua, puedes hacer una pasta de bicarbonato de sodio con un aceite natural, como aceite de oliva. Mezcla una parte de bicarbonato de sodio con una parte de aceite. A continuación, aplica la pasta en el cuero cabelludo de tu hijo y deja que repose durante unos minutos. Retira el material crujiente en escamas con un cepillo suave o peine antes de lavar la pasta de la cabeza de tu bebé.

Masajeando la pasta

Si utilizas una pasta a base de agua o a base de aceite, puedes ayudar a aflojar las escamas mediante un ligero masaje a la pasta en el cuero cabelludo de tu hijo. No recojas las escamas. Si no se sueltan por sí mismas, déjalas. Si las recoges, se puede romper la piel, haciendo a tu niño vulnerable a una infección. Después de masajear la pasta en el cuero cabelludo de tu hijo, lávalo a fondo para eliminar cualquier resto de escamas y pasta.

Consulta a tu médico

Mientras que la costra láctea no es por lo general una condición médica grave, debes consultar a tu pediatra si las áreas escamosas del cuero cabelludo se propagan a otras partes del cuerpo de tu bebé. Si la condición no se cura por sí sola o parece causar malestar al bebé, consulta a tu pediatra. Te puede prescribir un champú medicado o crema. Si el cuero cabelludo de tu hijo comienza a sangrar por la costra láctea, consulta a tu pediatra.

Más galerías de fotos



Escrito por kat black | Traducido por mayra cabrera