¿Qué pasa con tus pulmones cuando haces ejercicio?

Cuando estás sin hacer ejercicio tus pulmones inspiran y expiran hasta 25 veces por minuto. Su tarea principal es traer oxígeno al cuerpo a través del aire y exhalar el dióxido de carbono (una sustancia que tu cuerpo no puede usar). Sin embargo, cuando ejercitas, hay más presión en los pulmones para poder realizar su trabajo. Puede que sientas que respiras más profundo y más rápido para poder cubrir las demandas de tu cuerpo.

La mecánica de la respiración

Los pulmones están conformados por un material esponjoso que se expande cuando respiras aire. Están protegidos por la caja torácica y sostenidos por debajo por una capa de músculo llamado diafragma. Dentro de los pulmones, hay pequeños sacos llamados alvéolos al final de la red de pequeños tubo. Los alvéolos permiten el paso del oxigeno del aire a la sangre. Este mecanismo es básicamente el mismo ya sea que estás descansando o haciendo ejercicio.

Ejercicio

El ejercicio provoca que los músculos en tu cuerpo necesiten más oxígeno para trabajar. Para poder proveer más oxígeno, tu cerebro le dice a tu diafragma y a los músculos de las costillas que trabajen más fuerte. Cuando el diafragma se aplana, se agranda la cavidad torácica. Debido al cambio de presión relativa, el aire entra en los pulmones. Los pulmones luego se expanden para llegar la cavidad torácica ampliada. Cuando los pulmones llegan cerca de su máximo volumen cuando haces ejercicios, el diafragma se contrae y hace que el aire salga.

Cambios circulatorios

Los vasos pulmonares transfieren la sangra desde y para los pulmones. Cuando haces ejercicio, los vasos pulmonares aumentan el volumen de sangre hasta cuatro veces, según John T. Shepherd M.D., M.Ch., D.Sc. en la revista oficial de la American Academy of Pediatrics. El volumen en general en los pulmones aumenta cerca de un 10 por ciento, lo cual permite la absorción de más oxigeno para que el corazón puede bombear a todo el cuerpo a través de las células sanguíneas.

Capacidad extrema

Un atleta profesional que está entrenando a su máximo potencial puede aumentar su respiración por minutos de 40 a 60, según la British Lung Foundation. Eso equivale a 100 a 150 litros de aire llenando los pulmones y vaciándoles cada minuto. Esta es la razón por la que la capacidad pulmonar y la habilidad de controlar la respiración cuando se hace ejercicio pueden mejorar el rendimiento atlético.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por liz mancilla