¿Qué pasa cuando quemas más calorías de las que comes?

Perder peso involucra seguir un plan donde aumentes tu actividad física y el ejercicio para quemar más calorías y reducir el número de calorías que ingieres. Al involucrarte en una actividad cardiovascular y comer una dieta balanceada y nutritiva, puedes eliminar grasa, mantener tu masa muscular y aumentar la salud de tu corazón. Antes de adoptar una dieta o un programa de ejercicio por favor consulta a un médico.

Déficit calórico

Ya que quemas más calorías de las que consumes, se establece un déficit calórico que se traduce en la pérdida de peso. Puedes reducir la ingesta de calorías comiendo más sano o menos comida, o puedes subir el gasto de energía aumentando el ejercicio. Mantener constantemente un déficit calórico te permite eliminar el exceso de peso permanentemente.

Pérdida de peso segura

El National Heart, Lung, and Blood Institute sugiere perder peso en un rango realista de 1 a 2 libras por semana. Ya que 3.500 calorías son igual a aproximadamente 1 libra de grasa, perder 1 o 2 libras cada semana requiere quemar de 500 a 1.000 calorías más de las que tomas diariamente. Ingiere con frecuencia comidas pequeñas e involúcrate en un ejercicio regular para compensar este déficit. Establece metas del proceso como ejercitarte regularmente y metas de resultado como perder una cantidad específica de peso para cambiar tus hábitos y mantenerte motivado.

Quemar calorías

Ejercitarse regularmente ayuda a gastar calorías que no se pueden eliminar a través de la dieta. Involucrarte en una actividad cardiovascular también aumenta la salud del corazón, reduce la presión de la sangre y eleva tu estado de ánimo. Los National Institutes of Health sugieren realizar ejercicio aeróbico moderado como una sesión de 20 minutos de caminata lenta, tres veces por semana. Camina en lugar de manejar y sube las escaleras en lugar de usar el ascensor para aumentar el número de calorías que quemas.

Dieta

Sigue una dieta nutritiva rica en carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas saludables para reducir el número de calorías que ingieres. Consume frutas, vegetales y granos enteros para recibir la cantidad apropiada de vitaminas y minerales y aumenta tus entrenamientos. Toma grasas saludables como mantequilla de frutos secos y aceites de oliva para aumentar la salud del corazón y consume proteínas magras como pechuga de pollo y salmón para proveer a tus músculos aminoácidos vitales.

Consideraciones

Mantente lejos de las dietas de moda que prometen una rápida pérdida de peso. Muchas de estas dietas restringen los carbohidratos y otros grupos de comida, que resulta en pérdida de agua. Una vez que el cuerpo está rehidratado el peso regresa. Elimina las comidas altas en azúcar y grasa y reduce el consumo del alcohol para moderar tus calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan biddulph | Traducido por karly silva