¿Qué pasa si usas polvo para hornear caduco?

A pesar de las firmes resoluciones, probablemente no hayas limpiado tus armarios de cocina tan recientemente como quisieras. Las esquinas de atrás sin lugar a dudas guardan bastantes cosas que no recuerdas haber comprado, o tal vez ni siquiera puedas identificar. Vale la pena marcar una cita en tu calendario para hacer una limpieza anual de tu cocina, deshaciéndote de todo lo que ya no te sirva. Hasta entonces, la mayoría de los artículos secos como las especias o el polvo para hornear todavía pueden usarse, pero podrían ya no ser tan efectivos.

Fechas de frescura

Es importante entender que hay dos tipos de fechas usadas en los productos alimenticios. En un paquete de carne molida, verás una fecha "usar antes de" basada en la seguridad de los alimentos. Pasada esa fecha, la carne podría estar descompuesta y te pondría en riesgo de enfermar. En productos secos duraderos, encontrarás una fecha "consumir preferentemente antes de" que refleja una pérdida gradual de calidad, en lugar de un riesgo a tu salud. El polvo para hornear cae en esta categoría. No se echa a perder, pero se vuelve menos efectivo.

Polvo para hornear

El polvo para hornear, o bicarbonato de sodio, es bien conocido. Sin embargo si no lo balanceas con suficiente acidez en tu horneado, encontrarás que produce un desagradable sabor químico. El polvo para hornear evita este problema combinando el polvo para hornear con ácido tartárico, también conocido como crema tártara, en la proporción correcta. Cuando el polvo es humedecido y calentado, los dos componentes reaccionan y crean dióxido de carbono, que es lo que levanta tu pastel o galletas.

Efecto del paso del tiempo

El polvo para hornear y el ácido tartárico no reaccionan el uno con el otro cuando se encuentran perfectamente secos. Sin embargo, una vez que se abre el paquete la humedad de la atmósfera comenzará a entrar, y después de algún tiempo el polvo para hornear reaccionará prematuramente. La mayoría de las marcas añaden almidón de maíz o ingredientes similares para retardar el proceso, pero después de unos meses el polvo para hornear inevitablemente perderá fuerza. Tus pasteles y otros alimentos levantarán de manera deficiente, dándote una densa y chiclosa migaja.

Qué hacer

El polvo para hornear durará de seis meses a un año en el armario, dependiendo qué tan seguido lo uses y qué tan húmedo sea el clima donde vives. Pon fecha a tu polvo para hornear cuando lo compres, y tíralo después de seis meses para mejores resultados. Si tu polvo para hornear es viejo, puedes probarlo revolviendo una cucharadita de polvo en una taza de agua caliente. Deberá burbujear y hacer efervescencia inmediatamente. Si es necesario, puedes hacer tu propio polvo para hornear mezclando dos partes de cremor tártaro con una parte de bicarbonato de sodio y otra de almidón de maíz.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por lou merino