¿Qué pasa si un niño está acosando a tu hijo en el patio de juegos?

Ver a tu hijo siendo molestado e intimidado en el patio de recreo te pone en una posición difícil, ya que tienes la opción de intervenir o de dejar que tu hijo maneje por si solo el comportamiento problemático de otro niño. Una situación de acoso en el patio de la escuela es más difícil de manejar, ya que no estarás allí para verlo. Enseñar a tu hijo a manejar a los acosadores y saber cuándo intervenir es la clave para mantener la confianza y la seguridad de tu hijo.

Evalúa la situación

Tanto si ves cuando se lleva a cabo el comportamiento agresivo y acosador como si lo oyes de tu hijo, es necesario analizar lo que está pasando antes de reaccionar. Cuando estés con él mientras juega con ese y otros niños, presta atención a la forma en que interactúa con ellos. Monitorear la situación en la que un niño está siendo acosando te permite calcular cuando es necesario dar un paso adelante. Cuando hay incidentes de esta naturaleza en el patio de la escuela, habla con tu hijo para obtener todos los detalles posibles de la situación. Al comprender claramente los acontecimientos que condujeron a ese tipo de situación y al saber exactamente lo que sucedió, podrás asesorar adecuadamente a tu niño y sabrás cuándo debes actuar.

Involúcrate

La seguridad de tu hijo debe ser tu principal prioridad en una situación en la que otro niño está siendo agresivo y acosador. Si ese otro niño está haciendo daño físico, procura intervenir de inmediato para retirar a tu hijo de esa situación. Lo mejor es que trates de evitar el contacto con el acosador en lugar de alejarlo. En este caso, quizás se justifique dirigir unas cuantas palabras fuertes al otro niño para que deje de agredir. Si la situación no representa una amenaza física para tu hijo, es posible llamarlo aparte y simplemente sugerirle que juegue en un área diferente.

Habla con los adultos

Seguramente los demás adultos que frecuentan el parque de juegos podrán ayudarte a controlar la situación de acoso. Busca a los padres del otro niño si este continúa intimidando al tuyo. Seguramente ningún padre quiere escuchar que su hijo es un acosador, así que acercarte con precaución y habla de la situación con calma. Si el incidente ocurre en la escuela, habla con el profesor de inmediato, especialmente si el mal comportamiento es una situación en curso. El profesor puede darte una mejor idea de cómo está ocurriendo todo y ayudarte a controlar las agresiones durante el horario escolar. Si el profesor no ayuda, ponte en contacto con el personal administrativo de la escuela.

Juegos de rol

La American Psychological Association señala que la intimidación a menudo se lleva a cabo en los patios de juego porque hay menos supervisión de los adultos. Hablando sobre el tema de la intimidación en forma regular con tu hijo, lo ayudarás a saber cómo manejar a los niños agresivos y acosadores. Existen algunos juegos de rol que permiten enseñar a los niños ciertas habilidades para manejar una situación de esta naturaleza. Si tu hijo no está seguro de cómo defenderse por si mismo, demuéstrale cómo puede ignorar el comportamiento o cómo tener la fuerza y la seguridad de decirle a la otra persona de deje de molestar. Practica con el niño lo que puede decir a un adulto que se encuentre cerca cuando otro niño lo esté acosando. El juego de roles es también una técnica que permite a tu hijo ganar confianza y a defenderse por sí mismo, lo cual puede evitar que se convierta en objeto de intimidación.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por pei pei