Qué pasa si se entumecen tus pies mientras esquías

Mantener las extremidades calientes durante un día en las pistas puede ser un obstáculo importante para los esquiadores y snowboarders. Debido a que el esquí involucra gran altitud, nieve y velocidad, mantener los pies y los dedos calientes requiere el equipo y la ropa adecuada. Sin las botas adecuadas, puedes experimentar frío paralizante, dolor, entumecimiento y, en algunos casos, daño permanente en tus pies y los dedos de los pies.

Causas

Las botas demasiado apretadas o demasiado flojas representan las principales causas de entumecimiento en los pies mientras la gente esquía. Cuando las botas son demasiado apretadas, pueden presionar y pellizcar los nervios de los tobillos, pies y dedos de los pies. Cuando las botas son demasiado flojas, tus pies no pueden mantener el calor y pueden desarrollar congelación superficial o congelación profunda. Ambas condiciones implican el entumecimiento de los pies. Una bota de esquí correctamente ajustada debe sentirse ajustada pero no muy apretada. Sentir pellizcos en el tobillo, la parte superior del pie o en los dedos puede indicar un ajuste demasiado apretado. Las partes de los pies pueden doler y después entumecerse. Una bota demasiado grande permite que el aire frío circule alrededor de los pies y también puede hacer que aprietes tus dedos del pie mientras esquías, reduciendo tu circulación. Independientemente del número de calcetines que te pongas, si las botas son demasiado grandes, los pies se enfriarán y luego dolerán antes de quedar entumecidos.

Prevención

Las botas que te queden adecuadamente pueden ayudar a reducir el entumecimiento del pie. Consigue tus botas en una tienda de esquí de renombre o tienda de artículos deportivos y pídele al vendedor que te ayude a encontrar una bota que te calce bien. La bota interna, las plantillas y las camas del pie pueden ofrecer apoyo, alineación y calor, pero deben ser reemplazados después de una temporada o dos para mantener un ajuste perfecto. Si tus botas son demasiado apretadas, una tienda de esquí puede hacer que encajen mejor, calentándolas y remoldéandolas desde el interior. Mantén tus pies secos ventilando los forros de las botas después de cada día. Los calcetines para el clima frío ofrecen calor y pueden ayudar a mantener la humedad lejos de tus pies. Los calentadores de botas que funcionan a pilas pueden ofrecer protección adicional contra el frío.

Tratamiento

Sal del frío y quítate las botas para permitir que la circulación vuelva a tus pies. Sustituye o cambia las botas que son demasiado apretadas. Calienta los pies fríos poco a poco, colocándolos en agua tibia, no caliente. Si tus pies están congelados, no camines sobre ellos y busca atención médica inmediata.

Advertencia

No ignores los pies si se han entumecido. Ignorar el adormecimiento puede provocar daño permanente, incluyendo congelación y neuropatía. No uses calor directo, como un cojín eléctrico o una estufa, sobre los pies congelados. El dolor es común cuando vuelve la circulación.

Más galerías de fotos



Escrito por viola horne | Traducido por sofia loffreda