¿Qué pasa si haces dieta y ejercicio y sigues sin poder perder peso?

Si tu báscula no está mostrando resultados, puede que necesites mirar más allá de tu dieta y ejercicio para encontrar las razones. Si estás tratando de perder peso por medio de una dieta rápida, esa puede ser la razón por la cual no está funcionando. Este tipo de dietas pueden producir resultados a corto plazo, pero al final causarán que pierdas músculo, lo que hará que que tu metabolismo se haga más lento. En lugar de eso, enfócate en perder peso cambiando tus hábitos alimenticios y haciendo elecciones alimenticias saludables.

Revisa tu dieta y ejercicio

Antes de buscar las razones en otra parte, asegúrate de que de verdad estás comiendo bien y ejercitándote lo necesario. Sigue un diario por un par de semanas. Escribe toda la actividad física que realices, ya sea que signifique caminar 15 minutos para ir al trabajo o tomar una clase de bicicleta bajo techo de 60 minutos. Haz lo mismo con todo lo que comas y bebas. Vigila no solo la calidad de tus alimentos, sino también el tamaño de las porciones. También deberás estar pendiente de las calorías líquidas. Puede que estés consumiendo una gran cantidad de calorías de tus cafés gourmet, sodas, jugos y alcohol. Finalmente, pon atención a tus bocadillos. Si comes bien durante la semana, pero luego te sobrepasas los fines de semana, bien puede ser eso lo que esté arruinando tus esfuerzos por perder peso.

Revisa tu historial médico

Existen varias condiciones médicas y medicamentos que pueden causar aumento de peso o volver más difícil la pérdida de peso. Una tiroides lenta, síndrome de ovarios poloquísticos (PCOS), desequilibrios hormonales e intolerancias y alergias a los alimentos, todos pueden afectar tu peso. Al igual que medicamentos como los corticoesteroides, anti-depresivos, ciertos medicamentos para la diabetes y estatinas, que se usan para tratar condiciones de colesterol alto.

No estás tomando tu edad en consideración

Conforme pasan los años, pierdes músculo. De acuerdo con el profesor de la ciencia del ejercicio de la Brigham Young University, Larry Tucker, esto causa que tu metabolismo se haga más lento. Como resultado, puede que estés comiendo lo mismo que siempre, pero ahora estás aumentando de peso. Tienes dos opciones para lidiar con esto: disminuir tu consumo de calorías o iniciar un entrenamiento con pesas, así podrás mantener tu masa muscular. Intenta realizar dos o tres sesiones de entrenamiento por semana de por lo menos 20 minutos por sesión.

Estás estresado

El estrés puede causar que aumentes de peso, según afirman los especialistas. Esto es porque es más probable que sucumbas al consumo de alimentos altos en grasa y en calorías cuando estás estresado. Puede que no pienses que un simple bocadillo puede hacer una gran diferencia, pero si lo haces a diario, las calorías se acumularán. Además, el estrés causa que tu cuerpo libere cortisol, la hormona que controla la respuesta "pelear o escapar". Esto incrementa tu apetito y puede conducir a una acumulación de grasa alrededor del área del estómago.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por reyes valdes