¿Qué le pasa a tu cuerpo si no obtienes el suficiente potasio?

Si consumes una dieta saludable, no es probable que tengas una deficiencia en potasio. Casi todo tipo de alimentos de origen vegetal que consumes contiene potasio, desde las frutas y verduras hasta los frutos secos y semillas. No obtener el suficiente potasio provoca una condición llamada hipocalemia. Algunos de los síntomas son obvios, como la fatiga extrema, aunque otros podrían no ser evidentes de inmediato.

Palpitación del corazón

Si tienes la sensación de que tu corazón se está saltando un latido, una condición llamada arritmia, podría ser una señal de que el nivel de potasio se está agotando. El potasio es un tipo de electrolito que funciona mediante el transporte de electricidad a partir de una célula a otra. Pero si no obtienes el suficiente potasio, la corriente eléctrica puede no ser tan constante, lo que resulta en las palpitaciones del corazón que sientes. En casos muy graves de hipocalemia, las arritmias del corazón pueden causar que tu ritmo cardíaco se debilite drásticamente o se vuelva inestable, lo que puede ser mortal, señala Linus Pauling Institute.

Movimientos de intestinos irregulares

Debido a que el potasio conduce la electricidad, parte de su papel es hacer que los músculos se contraigan y se relajen. El tracto intestinal está lleno de músculos que mueven los alimentos y los residuos a través del intestino. Cuando la ingesta de potasio es pobre, esos músculos no pueden obtener la energía que necesitan para moverse. Como resultado, tus intestinos se ralentizan, resultando en estreñimiento. Puede ser que no tengas una evacuación intestinal durante algunos días, o cuando tienes que ir a hacer tus necesidades, podrías tener dificultades para eliminar las heces.

Debilidad muscular

Cuando la hipocalemia entra en acción, el balance de líquido a través de tu sistema empeora. El potasio reside principalmente en el interior de las células, que entran y salen según sea necesario. Pero cuando tu consumo de potasio no está a la altura, la presión del fluido que rodea las células aumenta, lo que hace difícil para las células hacer su trabajo y mantener el flujo de la electricidad. Encontrarás que es difícil seguir con tus funciones diarias cuando tus músculos se debilitan y el entumecimiento y hormigueo comienzan a afectar los brazos y las piernas.

Problemas de respiración

Debido al papel del potasio en tus músculos, podrías experimentar parálisis, perdiendo por completo el control de tu función muscular, si no recibes el potasio adecuado. Esto no sólo incluye los músculos que controlas, como los movimientos de las manos y los pies. También incluye músculos que funcionan por su cuenta. En algunos casos, la parálisis puede afectar a los pulmones, informa University of Maryland Medical Center. Tal vez te resulte difícil respirar, o te quedas sin aliento rápidamente, ya que tu nivel de potasio comienza a caer en picada.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por verónica sánchez fang