¿Qué pasa con mi cuerpo si me ejercito muy pronto después de comer?

Tus hábitos alimenticios y dietéticos influyen en la efectividad de tu programa de ejercicios. Qué y cuándo comer son los mayores factores. Comer demasiado pronto antes de que tu programa de ejercicios puede ser contraproducente para tus objetivos y hacer que te sientas enfermo. Además, si no comes adecuadamente antes de hacer ejercicio, tu cuerpo no tiene una reserva más grande de glucosa, haciendo que se vaya a tus reservas de grasa más pronto.

Hacer ejercicio con el estómago lleno

Cuando haces ejercicio, los músculos que producen tus movimientos exigen más sangre de tu corazón. En reposo, el 15 a 20 por ciento de la sangre que circula alimenta los músculos esqueléticos, pero durante el ejercicio aumenta a 80 por ciento. Para facilitar este cambio, tu cuerpo contrae y dilata los vasos sanguíneos. Los vasos de los sistemas innecesarios para ejercicio como la digestión, la micción y la reproducción se contraen, lo que limita la cantidad de sangre a estos órganos. Si comes justo antes de hacer ejercicio, tus órganos digestivos y tus músculos esqueléticos lucharán por el flujo sanguíneo, lo que hará que el ejercicio sea más difícil de realizar.

Quemar grasa

Comer bien antes de hacer ejercicio también puede inhibir la capacidad del cuerpo para utilizar la grasa para obtener energía durante la actividad. Hacer ejercicio con un mínimo de comida dentro de tu estómago produce la combinación perfecta de hormonas dentro de tu cuerpo. Tu cuerpo libera adrenalina y suprime la insulina. La insulina es una hormona que impulsa a tu cuerpo para que almacene nutrientes. Si no hay insulina circulante en la sangre, los músculos están fácilmente disponibles para descomponer y utilizar los ácidos grasos.

Otros efectos secundarios negativos

Hacer ejercicio con el estómago lleno puede hacerte sentir enfermo. De acuerdo con la Fundación Nacional de la Obesidad, comer muchos alimentos antes de hacer ejercicio puede causar dolor de estómago y calambres. Incluso puede provocar náuseas y diarrea.

Recomendaciones

Programa tus comidas según el momento en que se vayas a ejercitarte. Si comes una comida grande, espera por lo menos tres horas antes de hacer ejercicio. Una pequeña comida debe ser seguida por un período de espera de dos a tres horas. Puedes ejercitarte una hora después de consumir un pequeño refrigerio.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por katherine bastidas