¿Qué pasa con tu cuerpo cuando no haces ejercicio?

Los profesionales médicos y expertos en acondicionamiento físico defienden el ejercicio como una forma de mantener y desarrollar la salud. Reviertes los beneficios del ejercicio cuando dejas de hacerlo, y nunca aumentas la aptitud física y la resistencia si no te ejercitas en absoluto. Iniciar un régimen de entrenamiento es más difícil después de un largo período de inactividad, pero verás beneficios inmediatos a tu cuerpo.

El peso y la presión arterial

Algunos de los principales beneficios del ejercicio incluyen mantener un peso saludable y la regulación de la presión arterial. Cuando no te mueves, ya sea por elección o debido a una lesión, quemas menos calorías cada día. Un exceso de sólo 500 calorías por día se traduce en un aumento de peso de 1 libra (450 gramos) por semana o 4 libras (1,800 kg) por mes. Al subir de peso, tienes un mayor riesgo de presión arterial alta, enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. El exceso de peso hace que ejercitarte sea más difícil, porque pones más tensión en las articulaciones cuando corres.

Huesos y fortaleza

Estar sentado o acostado todo el día te hace débil. A menos que utilices continuamente los grupos principales de músculos en tu cuerpo, no se fortalecen. Si eres mayor, pierdes la batalla contra la atrofia muscular o malgastas cada año que pasa. Los huesos también pierden densidad con la edad y la falta de levantamiento de peso juega un papel en la osteoporosis, o huesos frágiles. Tu cuerpo responde a las exigencias que le pones y si no te ejercitas los músculos y los huesos se debilitan con el tiempo.

Resistencia

Simplemente caminar por un tramo de escaleras puede hacer que te falte el aire si estás fuera de forma. La falta de ejercicio puede conducir a una falta de energía y la resistencia. La apatía que sientes te disuade más de una actividad física, y el círculo vicioso continúa. Romper un largo período de inactividad no es fácil, especialmente si tienes sobrepeso o una condición médica. Comenzar lentamente con sólo unos minutos de caminata te pondrá en movimiento con seguridad.

Salud mental

La falta de ejercicio puede conducir a una sensación disminuida de bienestar. Tu cuerpo pierde la tonificación y la fuerza muscular y tu autoestima puede sufrir como resultado. El aumento de peso puede llevar al aislamiento social y los malos hábitos alimenticios. El ejercicio aeróbico vigoroso como nadar o correr estimula al cuerpo a liberar endorfinas. Las endorfinas son analgésicos naturales que ayudan a elevar tu estado de ánimo. Reanudar la actividad física beneficia tu salud mental, así como la salud física.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por carlos alberto feruglio