¿Qué pasa si comes muchas comidas grasosas?

En la dieta estadounidense promedio, una gran cantidad de alimentos grasos con un importante contribuyente a enfermedades crónicas o potencialmente mortales, como la diabetes y la enfermedad cardíaca coronaria, según la Asociación Americana del Corazón. Comer demasiada comida que contiene grasas y colesterol alto obstruye las arterias, lo que compromete tu salud y seguridad. Mientras crecen, los niños activos pueden gastar tantas calorías como grasas que queman, y comenzar con las arterias limpias. Ellos pueden ser capaces de comer alimentos ricos en grasas sin efectos negativos. Lo mismo no es cierto para los niños y los adultos mayores sedentarios. Además del daño arterial, una dieta poco saludable hará que estos grupos aumenten de peso. Si eres uno de ellos, elevas el riesgo de enfermedades, de un deterioro de tu calidad de vida y de una muerte prematura.

Arterioesclerosis

Las personas con dietas poco saludables y con colesterol alto contraen gradualmente arterioesclerosis o bloqueo de las arterias. Las grasas saturadas y grasas trans de los alimentos se acumulan en forma de placas duras en el interior de las arterias, reduciendo el espacio a través del cual puede fluir la sangre. Esto hace que los vasos sanguíneos sean más rígidos y las placas sean susceptibles a reventarse. Una ruptura en un vaso sanguíneo puede coagularse, bloquear aún más el flujo de sangre o amenazar otras áreas del cuerpo. Para evitar esta condición, puedes aumentar la fibra dietética y disminuir los alimentos grasos en tus comidas, o no hacer un hábito de comer demasiado de ellos en el primer lugar.

Hipertensión

El colesterol alto en una dieta poco saludable también contribuye a la hipertensión, o presión arterial alta. Cuando hay menos espacio en las arterias para que la sangre fluya, la presión arterial será mayor. La hipertensión arterial es una enfermedad peligrosa debido a que la presión arterial del cuerpo afecta a muchos mecanismos esenciales para la vida, incluyendo la función renal sana. Dado que los riñones regulan la eliminación de desechos, el choque tóxico y la insuficiencia de órganos son posibilidades. Los síntomas de la hipertensión pueden ser incómodos, tales como angina de pecho, una condición dolorosa que imita un ataque al corazón. Una dependencia de alimentos grasos en tu dieta, como mínimo, te puede colocar con una medicación de la presión arterial por el resto de tu vida.

Ataque cardíaco y derrame cerebral

La arterioesclerosis y la hipertensión, las repercusiones del colesterol alto, plantean nuevos riesgos para la salud. La hipertensión, por ejemplo, incrementa las probabilidades de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal, todas potencialmente mortales. Si el aumento de peso de por dieta poco saludable ha dado lugar a la diabetes tipo 2, los riesgos son aún mayores. Los coágulos de sangre como resultado de la arterioesclerosis que emigran y obstruyen las arterias causan derrames cerebrales, que pueden dañar los nervios y causar parálisis. Los coágulos que obstruyen los vasos sanguíneos en la región del corazón causan ataques, lo que puede causar daño cardiovascular y requiere cirugía. Los ataques al corazón y derrames cerebrales pueden causar la muerte.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por daniel cardona