¿Qué pasa a los bebés si comen dulces demasiado pronto?

Escrito por Lauretta Claussen | Traducido por Natalia Navarro
La obesidad infantil en algunos casos puede ir unida a un consumo excesivo de azúcar.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La obesidad infantil se ha triplicado en los últimos 30 años, de acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades. Hoy, más de 12,5 millones de niños estadounidenses son obesos, y el CDC se centra en el alto contenido de azúcar en muchas comidas como mayor factor contribuyente. El consumo de azúcar puede empezar a una edad muy temprana. Los padres deberían estar al tanto de la cantidad de azúcar que empiezan a comer sus hijos en la infancia, así como las implicaciones de salud que pueden resultar de comer demasiado de ella muy pronto.

Riesgos de salud asociados con exceso de azúcar

Las comidas azucaradas pueden llevar a obesidad y a un montón de problemas de salud más adelante en la vida.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Como con los adultos, consumir grandes cantidades de azúcar añade calorías a la dieta, que a la larga puede llevar a obesidad. La obesidad viene con una multitud de procupaciones médicas, incluyendo diabetes de tipo 2, enfermedad cardíaca y ciertos tipos de cáncer. Adicionalmente, las comidas con demasiada azúcar tienden a contener menos nutrientes que otras opciones. Ya que la dieta inicial de un niño tiene un impacto significativo en su salud más adelante, limitar el azúcar a una edad temprana establece el camino para una salud para toda la vida.

Afición a los dulces

Llenar los biberones con bebidas azucaradas puede llevar a que los dientes se deterioren y se caigan.
Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

El azúcar también puede llevar al deterioro de los nuevos dientes en formación. Este es un riesgo particular si tu hijo bebe continuamente bebidas de un biberón, que es el equivalente de succionar una piruleta todo el día. La Academia Estadounidense de Dentistas Pediátricos recomienda que los niños no beban zumo hasta llegar al año de edad, y en ese punto que no beban más de 4 a 6 onzas (entre 113,6 y 170,4 ml) diarias. El zumo debería beberse entonces de forma ideal desde una taza, más que un vaso de aprendizaje o un biberón.

¿Verdura antes de fruta?

Los bebés están inclinados naturalmente para preferir los dulces, independientemente de qué comidas se introducen primero.
Dynamic Graphics/Creatas/Getty Images

La sabiduría convencional sostiene que iniciar a tu bebé en variedad de fruta con azúcar de comida infantil le dará afición a los dulces y le hará menos inclinado a comer verdura y otras comidas más adelante. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Pediatría, esto no es verdad, y no hay razón médica para empezar a dar a tu bebé ninguna comida sólida en particular primero. Los bebés nacen con una predisposición natural por las comidas dulces, y el orden de introducción de comida sólida no alterará esto.

Comidas a evitar

Es mejor evitar dar a tu bebé comidas con altos niveles de azúcar añadida.
Ryan McVay/Valueline/Getty Images

Es mejorevitar dar a tu bebé comidas con altos niveles de azúcares añadidos. En vez de darle trozos de pastel, galletas o helado, dale opciones saludables como fruta fresca o yogurt. Si tu hijo debe beber algo dulce, en vez de mezclas de bebida azucarada, corta zumo de fruta 100% con una mitad de agua. El azúcar también se puede estar escondiendo en lugares menos obvios, de modo que comprueba la etiqueta en todas las comidas que das a tu bebé, incluyendo comida de bebé de bote.