¿Qué pasa con los adolescentes con exceso de trabajo?

Un trabajo a medio tiempo puede generar efectivo para las actividadees, pero puede agregar estrés a la vida de los adolescentes.

Un trabajo a medio tiempo puede generar efectivo para las actividadees, pero puede agregar estrés a la vida de los adolescentes.

Anisha Abraham, jefe de medicina adolescente del Georgetown University Hospital, a menudo se encuentra con estudiantes cuyo día comenzó con un día completo de clases y terminó a las 11 pm después de haber trabajado a tiempo parcial, según un artículo de julio de 2008 en el Washington Post. Las responsabilidades adicionales, como las actividades extracurriculares y de voluntariado, así como ayudar en el hogar, se suman a la probabilidad de convertirse en adolescentes con exceso de trabajo.

Recomendaciones y consideraciones legales

Según la National Sleep Foundation, los adolescentes necesitan un poco más de nueve horas de sueño cada noche para funcionar de manera óptima. Un artículo publicado en el sitio web de Stanford University Graduate School , titulado "What's the Right Amount of Homework?" dice que cualquier adolescente que hace más de tres y media horas de tareas por la noche tiene un mayor riesgo de depresión y problemas de salud que los compañeros que hacen menos. El mismo artículo indica que los adolescentes pueden esperar al menos una hora de tarea por semana por clase normal, y que las clases de AP, probablemente requerirían dos horas de trabajo por semana. El U.S. Department of Labor limita las horas de trabajo de los adolescentes menores de 16 años a 18 horas o menos durante una semana, pero no limita las horas de trabajo después de los 16 años.

Falta de sueño

Un artículo del New York Times, titulado "Sleep Is One Thing Missing in Busy Teenage Lives", por Denise Grady, explica que los adolescentes funcionan mejor con unas nueve horas de sueño por la noche, en lugar de las seis horas que normalmente reciben. Ella cita al Dr. Carskadon, autor de "Adolescent Sleep Patterns", que dice, 'Los estudiantes pueden ir a la escuela, pero sus cerebros están en casa en sus almohadas'. Bajo la presión de los padres y maestros para sobresalir en la escuela, luchando para conseguir un coche o ahorrar para la universidad, los estudiantes de secundaria toman tiempo para sí mismos de la única fuente posible, su horario de sueño.

Adolescentes que trabajan

La reciente recesión no ha creado un buen mercado de trabajo para los adolescentes. En marzo de 2013, Dow Jones reportó una tasa de desempleo de 24,2 por ciento para los adolescentes que quieren trabajar. Muchos empleadores no crearon puestos de trabajo de temporada durante el año 2012, y los que lo hicieron dieron preferencia a los trabajadores adultos que los necesitaban. Esto significa que los adolescentes que realizan trabajos están bajo mayor presión para dar la misma calidad de rendimiento en el trabajo, o tal vez incluso mejor, que sus compañeros de trabajo adultos.

Adolescentes demasiado ocupados

Un estudio de la Washington University por la estudiante de postdoctorado, Kathryn C. Monahan, indica que los adolescentes que trabajan menos de 20 horas a la semana no experimentan una reducción en promedio de calificaciones, pero los que trabajan más experimentan efectos adversos. Esto es corroborado por un estudio de Ohio por la U.S. Bureau of Statistics, "Time to Work or Time to Play: The Effect of Student Employment on Homework, Housework, Screen Time, and Sleep", que indica que el trabajo podría no afectar a las calificaciones, pero reduce el tiempo de recreación, el tiempo de sueño y la cantidad de tiempo que un adolescente podría ayudar en casa.

Resultados finales

De acuerdo con el artículo de National Sleep Foundation, "Teens and Sleep", la privación del sueño por sí solo puede dar cuenta de una gran cantidad de irritabilidad y depresión adolescente. Aumenta el riesgo de desarrollar granos, contraer una variedad de enfermedades comunes y aumenta la probabilidad de accidentes. El estudio de Washington por Monahan indica que los estudiantes que trabajan más de 20 horas a la semana tienen expectativas académicas más bajas y, a menudo eligen las clases más fáciles para poder tener menos tarea. A largo plazo, esto podría disminuir su capacidad de moverse en puestos de trabajo mejor remunerados. Los adolescentes son el grupo de edad con mayor riesgo de depresión y suicidio. Un estudio de University of Michigan Adolescent Psychiatry Inpatient Program liga la falta de sueño con la depresión en los adolescentes normales, y uno por RD Goodwin para el Department of Epidemiology, Mailman School of Public Health at Columbia University, liga la falta de sueño con pensamientos suicidas.

Más galerías de fotos



Escrito por daisy peasblossom fernchild | Traducido por verónica sánchez fang