Participación de los padres en la gimnasia

Más allá de asistir a las clases de gimnasia de tu hijo como un espectador, hay muchas oportunidades de que realmente te involucres en el deporte como padre. Sin embargo, puedes presentar a tu hijo al deporte a una edad temprana y seguir involucrado asegurándote de que está preparado como sea posible para las demandas físicas de la gimnasia.

Clases

Puedes meter a tu niño en clases de gimnasia básica a una edad temprana, según lo señala el pediatra David Geller. Si decides introducir a tu niño en esta actividad, puedes tomar una clase, lo cual involucra hacer volteretas, balanceos y estiramientos junto con tu niño. A medida que tu niño crece y es capaz de tomar clases por sí mismo, te puedes quedarte involucrado asistiendo a las clases y tener un papel activo en la elección de un instructor certificado.

Seguridad

Como padre, juegas un papel importante en la seguridad del niño en la gimnasia. Asegúrate de que sea supervisado mientras practica en casa o en la clase. El sitio web de healthychildren.org recomienda que te familiarices con el plan de emergencia de tu clase y que tengas conocimiento de los procedimientos de primeros auxilios. Además puedes garantizar su seguridad en gimnasia viendo que tiene todo el equipamiento apropiado, incluyendo ropa, calzado, almohadillas, tirantes y soportes.

Nutrición

Tu participación en la práctica de gimnasia de tu hijo incluye asegurar que sea nutricionalmente capaz de mantenerse al día con el deporte. Según el sitio web de kidshealth.org, los músculos fuertes y la buena coordinación son esenciales cuando se trata de gimnasia. Además de asegurarte de que tu hijo reciba una buena noche de sueño antes de práctica o una competencia, también revisa que tenga una dieta rica en proteínas y fibra. Reduce los refrigerios malsanos y dulces en tu casa, de modo que sea más probable que elija alimentos sanos que le proporcionarán energía, tal como queso bajo en grasa, pasteles de arroz con mantequilla de maní o una mezcla de frutos secos.

Recomendaciones

Ten en cuenta que el movimiento frecuente implicado en la gimnasia, incluyendo las volteretas y los giros, puede proporcionar un montón de oportunidades para la ocurrencia de lesiones. Las lesiones comunes de gimnasia incluyen fracturas, esguinces y rasgaduras de tendones. Además de asegúrate de que tu hijo siempre practique gimnasia con supervisión y un observador, puedes recordarle siempre que ponga en primer lugar su propia seguridad. Si sufre de una lesión en la gimnasia, asegúrate de seguir las instrucciones de tu médico para que esté de regreso a la práctica en cuando su cuerpo esté listo.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por valeria garcia