¿Qué parte del día es mejor para ejercitar?

Puede parecer que cada dieta y plan de ejercicios te está diciendo algo diferente sobre el mejor momento del día para ejercitar. Algunas personas insisten que la mañana es mejor, mientras que otros juran que la tarde y el atardecer son mejores. La verdad es que el ejercicio es bueno para ti sin importar el momento del día. Cada uno es diferente. Tu agenda, ritmo cardíaco e incluso tu personalidad, determinarán qué momento del día es mejor para salir y sudar.

Mañana

Quienes proponen ejercitar por la mañana antes de hacer cualquier otra cosa, dicen que sacarte de encima la rutina de ejercicios te da energía y te prepara para enfrentar el día. Otros dicen que en la mañana, tu mente aún no está colmada de preocupaciones y listas de cosas para hacer, dejándote libre para enfocarte en tu rutina. Desde un punto de vista estrictamente físico, tu nivel de insulina está más estable en la mañana, particularmente si evitas comer antes de ejercitar, haciéndote menos vulnerable a la pereza o la fatiga en medio de tu rutina. Otras razones para hacer ejercicio por la mañana es que los gimnasios están más llenos por la tarde y la creencia de que el atardecer es un momento para relajarse, no para ejercitar.

Temprano a la tarde

Si puedes hacerte un momento para ejercitar después del almuerzo pero antes de terminar tu día laboral, puedes tildar "Ejercitar" en tu lista de hacer antes de salir del trabajo. Además, puedes combatir la letargia post-almuerzo que ataca alrededor de las 2 o 3 de la tarde y mantener tu nivel de energía alto. Por otro lado, la mayoría de las personas alcanzan su máxima temperatura corporal entre las 2 y las 4 de la tarde, lo que significa que tus músculos están más cálidos y flojos, y menos susceptibles a lesiones. Sin embargo, la presión meter el ejercicio en el medio de tu rutina laboral o responsabilidades de cuidado de niños puede impedir que te enfoques completamente en el ejercicio.

Tarde

Si no eres una persona que le gusta madrugar, probablemente te guste ejercitar a la tarde, haciendo que sea un momento perfecto para una sesión energética y sudorosa. Una rutina por la tarde también es más probable que sea más social que una más temprano. Los gimnasios pueden ayudarte a mantenerte motivado y a exigirte simplemente porque te estás comparando con todos los demás. Sin embargo, los gimnasios suelen estar más atiborrados de gente en las horas inmediatamente después del final del día laboral. Aun si ejercitas afuera -por ejemplo, corriendo en la vereda- el tráfico pedestre y automotor es más pesado y tus posibilidades de lesiones o accidentes son mayores. Dejar el ejercicio hasta el final del día también viene con el riesgo de llegar al final de tu día y decidir que estás muy cansado para ejercitar.

Atardecer y noche

En las horas del atardecer y de la noche, probablemente no tendrás problemas para poder usar tu cinta favorita en el gimnasio. También podrías encontrar que la rutina nocturna es más relajante y verla como un momento para reflexionar sobre el día y prepararte para el día siguiente. Si eres una persona nocturna, podrías no sentirte completamente cargado hasta que el sol baja. Pero ten cuidado de ejercitar muy cerca del momento de acostarte, ya que puede dejarte inquieto e impedirte dormir. Ejercitar de noche también puede dejarte con hambre, haciendo que comas algo tarde a la noche lo que puede desviar tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por kate bradley | Traducido por maría marcela mennucci