¿Qué parte del cuerpo es la más afectada al saltarse una sesión de ejercicios?

Los beneficios del ejercicio regular son abundantes. Tanto el ejercicio aeróbico como el anaeróbico ayudan a controlar el peso, aumentar la resistencia, estimular el sistema inmunológico y mejorar el estado de ánimo. El efecto sobre tu cuerpo de saltarse el ejercicio depende de la cantidad de tiempo que has estado inactivo, tu nivel de estado físico y tu historia genética.

Saltarse la sesión con poca frecuencia

Saltarse una sesión de ejercicios con poca frecuencia no afectará negativamente a tu salud. De hecho, tomarse uno o dos días de descanso a la semana permite la recuperación muscular y disminuye el riesgo de lesiones.

Aumento de grasa

Si continúas comiendo la misma cantidad, pero te saltas el ejercicio, ganarás grasa corporal. El lugar donde tu cuerpo almacena la grasa depende de tu historia genética. Según Claude Bouchard, autor de "The Genetics of Obesity", puedes averiguar dónde tu cuerpo almacenará la grasa corporal viendo en dónde tus padres almacenan su grasa corporal. Ten en cuenta que el exceso de peso alrededor de las caderas y los muslos es menos riesgoso para la salud que el exceso de grasa en el vientre, que es un predictor precoz de hipertensión y diabetes, según la Mayo Clinic.

Pérdida muscular

Saltarse una sesión de ejercicio resulta en la pérdida de músculo, pero sólo después de dos semanas de inactividad. Cuando haces ejercicio con regularidad, tu cuerpo produce un exceso de enzimas claves que ayudan a los músculos a crecer y mantenerse. Cuando detienes la actividad física, le toma a tu cerebro alrededor de dos semanas darse cuenta de que ya no necesitas producir estas enzimas. Por suerte, se requiere la mitad del tiempo para recuperar los músculos que para perderlo. Según Wayne Westcott, director de investigación de fitness en el South Shore YMCA en Quincy, Massachusetts, si dejas de hacer ejercicio durante dos meses, sólo necesitas uno para volver al punto de partida.

Efectos psicológicos

Una interrupción repentina en el ejercicio puede conducir a alteraciones psicológicas extremas. Si haces ejercicio regularmente, estás probablemente acostumbrado a la liberación de sustancias químicas en el cerebro que promueven sentimientos como la felicidad y la relajación. Cuando dejas de hacer ejercicio, el cerebro deja de producir estas sustancias químicas. Como resultado, puedes sentirte ansioso, irritable, y tener problemas para dormir a una o dos semanas después de dejar de hacer ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por tatty bartholomew | Traducido por martin santiago