Parásitos humanos comunes

Los parásitos humanos viven en nuestros cuerpos y toman su alimento de nosotros. Por definición, los parásitos no pueden vivir por su cuenta, sino que nos utilizan como sus anfitriones. Una variedad de insectos, gusanos y organismos unicelulares causan infecciones parasitarias.

Piojos

Los piojos son pequeños insectos que viven en el pelo y se alimentan de nuestra sangre. Las diferentes especies de piojos viven en la cabeza, el cuerpo y la región púbica. Los piojos púbicos son comúnmente llamados ladillas. La pediculosis es el término para la infestación de piojos en el cuero cabelludo o el cuerpo, y ftiriasis describe una infestación púbica. Los piojos causan picazón intensa y son muy contagiosos. Se propagan por contacto personal estrecho y no saltan ni vuelan. Los huevos de los piojos se llaman liendres y aparecen como pequeñas partículas blancas adheridas al cabello.

Ácaros

Los ácaros son pequeños parásitos que se introducen en las capas superiores de la piel para alimentarse, causando una intensa picazón y salpullido. La sarna es el término médico para una infección por ácaro de la sarna. Las infestaciones de sarna por lo general ocurren en áreas del cuerpo con pliegues de la piel, por ejemplo, entre los dedos, en los pliegues de las rodillas y los codos, las axilas, la cintura, las nalgas y cerca de los genitales. La sarna es muy contagiosa, los ácaros se propagan por contacto personal cercano.

Oxiuros

Los oxiuros son el tipo más común de infección por gusanos parásitos en los Estados Unidos. Estos son pequeños gusanos blancos, aproximadamente de media pulgada de largo (1,25 cm), que a veces son llamados lombrices. Los oxiuros viven en el recto y el colon. Por la noche, cuando el anfitrión está dormido, los oxiuros hembra se arrastran y depositan sus huevos en la piel alrededor del ano. Esto provoca una picazón intensa. Se contagian por la ingestión de los huevos. Comúnmente afectan a los niños pequeños, ya que este grupo de edad puede carecer de buenos hábitos de higiene.

Giardia

Giardia lamblia es un parásito unicelular que vive en el intestino humano. También vive en los intestinos de los otros animales, incluyendo perros, gatos, vacas y ciervos. Giardiasis es la segunda infección parasitaria más común en los Estados Unidos. Los síntomas de la infección por Giardia incluyen diarrea, flatulencia (paso de gas), las deposiciones grasosas, calambres abdominales y el malestar estomacal. Se transmite por la ingestión del organismo. La comida, el agua o las superficies contaminadas con heces infectadas por Giardia son fuentes comunes de infección.

Criptosporidio

El criptosporidio es un parásito unicelular de agua que vive en el intestino delgado de los seres humanos, el ganado y otros animales. Comúnmente llamado cripto, generalmente causa diarrea acuosa dentro de la semana de la infección. Otros síntomas incluyen náuseas, vómitos, dolor de estómago, fiebre, deshidratación y pérdida de peso. Las personas con un sistema inmune comprometido, debido al VIH, medicamentos, trasplantes de órganos o cáncer corren un alto riesgo de enfermarse gravemente con la criptografía. Es una de las causas más comunes de la enfermedad a base de agua en los Estados Unidos. Es un organismo particularmente resistente, que puede sobrevivir a pesar de tratamiento con cloro utilizado por los sistemas de tratamiento de agua pública.

Tricomonas

Las tricomonas son una infección parasitaria que se transmite sexualmente. Centers for Disease Control and Prevention indica que hay más de 8 millones de nuevos casos cada año en los Estados Unidos. Comúnmente conocidas como tricomoniasis, es un parásito unicelular llamado protozoo. En los hombres, la tricomoniasis vive en la uretra, el conducto para la orina y el semen. La infección generalmente no causa síntomas en los hombres. La mayoría de las mujeres, sin embargo, son sintomáticas con prurito vaginal, mal olor, flujo vaginal y urgencia urinaria. La tricomoniasis vive en la vagina y puede migrar hacia el cuello del útero y el útero si la infección no se trata rápidamente.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por daniela laura arjones