Qué papel juegan los padres en la educación sexual

Parte de tu responsabilidad como padre es proporcionarle a tu hijo información acerca del sexo. Si decides no tocar el tema, tu hijo lo aprenderá de sus compañeros, los medios, música y otras fuentes, según HealthyChildren.org. Mucho de lo que aprenda puede ser erróneo. Sin embargo, ya sea que hables con tu hijo o no sobre sexo, de todas maneras aprenderá acerca del sexo por ti, simplemente por observar lo que haces, escuchar lo que dices, o no dices y observando tus actitudes por medio de tu lenguaje corporal y tono de voz. Los padres tienen un papel importante en la educación sexual, ya sea que lo acepten o no.

Bebés hasta preescolares

Tu hijo nace siendo un ser sexual, teniendo rasgos sexuales específicos y curiosidades. Comienza la educación sexual temprana de tu hijo enseñándole los nombres de las partes del cuerpo y su derecho a determinar quién puede tocar su cuerpo y cómo. Los niños a los tres años te pueden hacer preguntas acerca de rasgos sexuales como "¿por qué mi hermano recién nacido tiene un pene y yo no?" o "¿los pezones de papá pueden producir leche también?". Responde estas preguntas lo más preciso que puedas, sin el menor titubeo posible. Si respondes estas preguntas calmada y fácilmente, tu hijo no dudará en hacerte preguntas adicionales conforme su curiosidad y experiencias se vayan expandiendo.

Kindergarden a primaria

Conforme tu hijo pasa de kindergarden hacia la pubertad, podrá hacer más preguntas como "¿cómo entran los bebés en los estómagos de las mamás?" o "¿por qué no puedo entrar solo al baño?". Aprovecha estas preguntas para fundamentar las charlas acerca de los hechos de la vida y continúa dándole la información necesaria a tu hijo. Si no estás seguro de cómo responder estas preguntas, habla con tu pediatra o consulta libros especialmente escritos para niños de su edad. Una pregunta no significa que tu hijo esté considerando la actividad sexual y responder a sus preguntas puede atrasar la actividad sexual de tu hijo, según el Health Promotion Board de Singapur.

Pubertad y adolescentes

Prepara a tu hijo para la pubertad antes de que su cuerpo empiece a cambiar y para que esté listo. Discute estos cambios de manera positiva. Sal con tu hija y discute el periodo, productos de higiene femenina y sostenes. Puedes hacer esto cuando compres su primer sostén y toallas sanitarias para celebrar su nuevo cuerpo femenino. Los niños necesitarán saber sobre erecciones, emisiones nocturnas y cambios de voz. Habla sobre condones, responsabilidad sexual y prevención de enfermedades con ambos géneros. Dales tu perspectiva sobre la actividad sexual así como las reglas que quieres tomar cuando tu hijo salga de casa, como parámetros de citas y cuándo le darás permiso para utilizar anticonceptivos. Escucha de la misma manera en que hables, investiga lo que tu hijo sabe, sus actitudes personales y corrige cualquier idea equivocada.

Adolescentes y más allá

Encuestas sobre adolescentes entre los 12 y 19 años revelan que los padres todavía tienen una influencia considerable en el comportamiento sexual de sus hijos, según el centro de investigación Child Trends, que dice que los niños que tienen buenas relaciones con sus padres tienen menos probabilidades de tener sexo a temprana edad. Continúa hablando y escuchando a tu hijo acerca de lo que esperas, investiga qué está haciendo tu hijo, quiénes son sus amigos, quién acompaña a tus hijos a eventos, las actividades de estos eventos y si hay adultos presentes que puedan monitorear las actividades en las que participa tu hijo. Si tu hijo decide activarse sexualmente, ayúdalo a investigar acerca de anticonceptivos y el riesgo de embarazo, enfermedades sexualmente transmisibles y comportamiento sexual seguro. Tu papel como maestro, monitor y consejero puede prevenir que tu hijo tome decisiones arriesgadas o simplemente malas.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por monica del valle