Papa al horno y una dieta saludable

Para los amantes de la carne y las patatas, una comida no está completa sin una papa al horno. Si estás en una dieta, puede que te gusten las papas al horno, ya que te llenan sin proporcionar un número significativo de calorías. Puedes incluir papas como parte de una dieta saludable; simplemente ten cuidado con los condimentos, dado que las coberturas tradicionales (crema agria, queso y mantequilla) añaden grasas y calorías. Además de ser una opción relativamente baja en calorías a las comidas, las papas al horno aportan fibra y una variedad de vitaminas y minerales.

Nutrición básica

Una papa grande al horno que pesa 10,5 oz tiene 278 calorías o el 13,9 por ciento de las calorías para el día si se adhieren a una dieta de 2,000 calorías. Este tamaño de porción (0,3 g) tiene poca grasa, lo que es una buena opción para los planes de dietas bajas en grasa. Por el contrario, una papa al horno, no se podrá incluir en una dieta baja en hidratos de carbono; cada papa contiene 63,2 g de hidratos de carbono, una parte considerable de los 225 a 325 g de hidratos de carbono que necesitas en tu plan de comidas todos los días. Las patatas son también una buena fuente de fibra. Una papa grande cocida contiene 6,6 g, aproximadamente una cuarta parte de la fibra que necesitas diariamente. Una papa al horno también proporciona 7,4 g de proteína.

Vitaminas

Comer una patata cocida al horno te da casi el 70 por ciento de la vitamina B-6 que debes obtener cada día. La vitamina B-6 en este plato influye en la salud de tu cerebro, pero una deficiencia (y Clinic.com informa que una leve deficiencia es bastante común en los Estados Unidos) puede influir negativamente en tus nervios, la piel y la sangre. Las papas al horno ofrecen una gama de otras vitaminas B también, aunque en menor cantidad, incluyendo la tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico. Este plato contiene 31,8 a 38,2 por ciento de la ingesta diaria recomendada de vitamina C.

Minerales

Incluir una papa al horno en tu dieta te da magnesio y fósforo. Cada porción de este plato contiene de 21 a 31,1 por ciento del magnesio y 29,8 por ciento del fósforo que necesitas todos los días. Es también una buena fuente de hierro, con un 17,7 y 40 por ciento de la ingesta diaria recomendada. Las mujeres necesitan más hierro en sus dietas que los hombres, así que considera condimentar una papa al horno con espinacas para aumentar tu ingesta de hierro si necesitad un poco más. Tomarás pequeñas cantidades de calcio, zinc y cobre, también.

Consideraciones

Hacer patatas al horno por lo general consiste en envolverlas en papel de aluminio, pero esta práctica puede dar lugar a la aparición del botulismo si las papas no son manejadas correctamente. Un informe en la edición de "The Journal of Infectious Diseases" de julio de 1998 señala que un brote de botulismo importante se produjo en los Estados Unidos cuando la gente consumía salsas a base de patatas infectadas. El botulismo se desarrolló mientras estas patatas, cubiertas de papel de aluminio, se cocinaron y luego se mantuvieron a temperatura ambiente durante varios días sin refrigeración.

Más galerías de fotos



Escrito por nicki wolf | Traducido por juan ignacio ceviño