Cómo usar pañuelos para la pérdida del pelo por cáncer

La pérdida del pelo es un efecto secundario muy común de la quimioterapia. La National Cancer Society señala que probablemente empezarás a perder tu cabello entre dos y tres semanas después de iniciar un tratamiento de quimioterapia. Muchas mujeres eligen usar pañuelos para la pérdida del pelo por cáncer como una forma de ocultar este efecto y mantener la cabeza cálida. Con nuevos estilos, patrones y formas de atarlos, estos pañuelos también son un accesorio de moda y expresan tu lucha contra el cáncer. Puedes elegir entre una gran variedad de pañuelos y usarlos de modo que combinen con tu ropa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Bandas elásticas para el pelo

Instrucciones

    Atadura básica

  1. Extiende un pañuelo cuadrado sobre una superficie plana, y dóblalo a la mitad para crear un triángulo. Alísalo frente a ti para eliminar los pliegues o arrugas que aparezcan.

  2. Levanta el pañuelo por los dos extremos puntiagudos, coloca el extremo plano del pañuelo contra tu frente, y voltea la cola más larga restante detrás de tu cabeza, de modo que repose cerca de tu nuca. Lleva los extremos puntiagudos detrás de tu cabeza.

  3. Ata los extremos puntiagudos directamente sobre la parte superior de la cola larga, cerca a tu nuca. Haz un nudo doble en los extremos, y luego usa una banda elástica para reunir el nudo y la cola larga y sujetarlos firmemente.

  4. Rota el nudo de modo que quede detrás de una de tus orejas, permitiendo que las colas caigan sobre tu hombro para un estilo más moderno.

    Atadura con moño

  1. Coloca todo el pañuelo sobre tu cabeza, mostrando cuanto desees de tu frente. Las personas que empiezan a sufrir de la pérdida de pelo por cáncer podrían cubrir más que las que ya están acostumbradas a su estado.

  2. Tira de la bufanda para apretarla sobre la cabeza, reuniendo todos los extremos sueltos sobre una oreja. Asegúrate de que la bufanda quede lisa y libre de pliegues sobre tu cabeza.

  3. Dobla los extremos sueltos que sostienes en tu mano. Dales la vuelta de modo que primero queden en un largo rollo parecido a una serpiente, y sigue retorciendo mientras éste empieza a enrollarse sobre sí mismo, creando un bucle.

  4. Enrolla la trenza hacia arriba y sobre tu oreja, luego sujétala colocando una banda elástica alrededor, como si fuera un moño para el pelo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por pau epel