Pantorrilla tiesa después de hacer elevaciones de gemelos

Las elevaciones de gemelos fortalecen los músculos de tu pantorrilla, con que son el soleo, el gastrocnemio y plantar. La sobre-exigencia de estos músculos junto con una poca flexibilidad puede resultar en rigidez en las pantorrillas y lesión. El tratamiento consiste en descanso, hielo y estiramientos suaves. Consulta a tu médico si tienes dolor o síntomas persistentes.

Calambres musculares

Los calambres musculares son comunes en las pantorrillas, según la American Academy of Orthopaedic Surgeons. Estos tienen lugar cuando los músculos de tu pantorrilla se contraen incontrolablemente, resultando en rigidez y dolor intenso. Realizar elevaciones de gemelos después de una rutina de lata intensidad o con resistencia adicional como mancuernas (dumbbells) pueden llevar a un calambre. La deshidratación y los desequilibrios de electrolitos como tener bajo sodio podrían aumentar también tu riesgo de sufrir un calambre muscular en tu pantorrilla.

Esguince muscular

Una contracción forzada de los músculos de la pantorrilla durante las elevaciones de gemelos puede causar un esguince o rasgamiento muscular. Un esguince puede ser un rasgamiento parcial de tu gemelo o en los casos severos una ruptura completa. Los síntomas de un esguince incluyen rigidez, dolor e inflamación muscular. Los músculos débiles y fatigados y la poca flexibilidad puede aumentar tu riesgo de tener un esguince. Aunque cualquiera de los músculos de tu pantorrilla puede rasgarse, el gastrocnemio es más susceptible a los esguinces, según un artículo del 2009 del periódico Current Reviews in Musculoskeletal Medicine.

Síndrome compartimental crónico

La parte inferior de tu pierna está separada en compartimentos y los músculos de tu pantorrilla están en el compartimento posterior. Con el esfuerzo del ejercicio, estos músculos pueden inflamarse y desarrollar presión en el compartimento. El síndrome compartimental crónico tiene lugar cuando hay demasiada presión en el compartimento posterior, restringiendo el flujo sanguíneo y la oxigenación de tus músculos. Los síntomas pueden incluir rigidez en los gemelos, una sensación de quemazón o dolor e insensibilidad o cosquilleo.

Tratamiento

Para disminuir la inflamación y el dolor, sigue el acrónimo RICE, que representa en inglés las palabras descanso, hielo, compresión y elevación. Los estiramientos de pantorrilla, ortopedia y medicamentos para el dolor de venta libre como acetaminofeno podrían también ayudar a reducir la rigidez y el dolor. Otros tratamientos son la fisioterapia y los masajes. Si sospechas que tienes síndrome compartimental crónico, consulta a tu médico inmediatamente. Podría ser que te recomienden una fasciotomía o cirugía. La primera es cuando se corta el tejido que separa los compartimentos de tu pantorrilla para aliviar la presión.

Prevención

Para prevenir mayor rigidez y otras lesiones, aumenta tus repeticiones, rondas y resistencia lentamente. Precalienta tus músculos con una caminata o trote de cinco minutos antes de ejercitar, y estira tus gemelos después para mantener la flexibilidad. El estiramiento de pantorrilla parado, por ejemplo, se realiza con una postura escalonada con tu pierna lesionada atrás. Inclínate lentamente hacia delante mientras mantienes tu talón trasero abajo. Sostén la posición entre 15 y 30 segundos y repite de una a tres veces. Para evitar la deshidratación y el desequilibrio de electrolitos, bebe al menos ocho vasos de agua diariamente y come una dieta bien balanceada.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah mich | Traducido por maría marcela mennucci