La palta y la progesterona

Las paltas tienen una gran riqueza de nutrientes, particularmente vitaminas, ácidos grasos y complejos llamados esteroles. Los esteroles en las paltas afectan a las hormonas, especialmente el estrógeno y la progesterona, ambas responsables de regular la ovulación y los ciclos menstruales. Las paltas no tienen estas hormonas, pero tienden a bloquear la absorción de estrógeno y promueven la producción de progesterona en las mujeres. Consulta con tu médico si tienes un desbalance hormonal y pregúntale cómo los factores dietarios pueden ayudar o agravar tu condición.

Progesterona

La progesterona es una hormona femenina, responsable de regular la ovulación y los ciclos menstruales. Durante el embarazo, los niveles de progesterona son altos, lo que dispara los cambios fisiológicos para acomodar al feto en desarrollo. Por otro lado, los niveles de progesterona a veces son demasiado bajos durante la menpausia, lo que contribuye a los síntomas como los acaloramientos. Por lo tanto, la progesterona se ofrece como una terapia de reemplazo de hormonas en las mujeres que son post-menopáusicas y que no menstrúan regularmente, de acuerdo a MedlinePlus. La progesterona también se usa para estimular la menstruación en las mujeres en edad reproductiva. El estrés y la ansiedad pueden llevar a las mujeres en edad reproductiva a una deficiencia de la hormona, lo que está vinculado con los dolores premenstruales o PMS.

Desbalance de hormonas

El desbalance de hormonas, especialmente el dominio del estrógeno, puede estar asociado con los riesgos de osteoporosis y ciertos cánceres, específicamente el de la cérvix, del útero, de los ovarios y posiblemente el de mamas, de acuerdo a la American Cancer Society Complete Guide to Complementary and Alternative Cancer Therapies (La guía completa de las terapias complementarias y alternativas pra el cáncer de la Sociedad estadounidense del cáncer). La terapia con estrógeno se emplea en las mujeres para combatir los síntomas de la menopausia y los PMS. Las investigaciones indican que la progesterona ayuda a aliviar los síntomas post-menopáusicos y PMS sin aumentar el riesgo del cáncer, de acuerdo a Natural Standard Herb & Supplement Reference (Referencia de las hierbas estándares y suplementos naturales). Además, a diferencia de la terapia con estrógeno, la progesterona no causa un espesor anormal en el útero. Algunas comidas, como la soja y los productos lácteos, promueven la producción del estrógeno, mientras que la batata salvaje y las paltas promueven la producción de la progesterona.

Propiedades de la palta

Las paltas son consideradas como alimentos anti-estrogénicos, lo que significa que la planta tiene esteroles que bloquean a los receptores de estrógenos y reducen la absorción del mismo en tu cuerpo, de acuerdo al libro Principles and Practice of Phytotherapy (Principios y práctica de la fitoterapia). Como consecuencia del bloqueo del estrógeno, los niveles de progesterona en las mujeres y de la testosterona en los hombres aumentan. Los niveles altos de estrógeno se pueden asociar con el aumento de peso, pero las paltas pueden promover una baja del mismo balanceando los niveles de las hormonas a pesar del hecho de que tienen una alta cantidad de grasas.

Los usos del aceite de palta

Las paltas no tienen progesterona, pero tienen la habilidad de alterar los niveles de la que tienes en tu cuerpo, razón por la que se usan con frecuencia en los productos para los PMS y los síntomas menopáusicos. Por ejemplo, el aceite de la palta es un ingrediente común en las "cremas de progestorona", a las que se publicita como capaces de ayudar con los PMS y los problemas de próstata. Estas cremas muy raramente tienen progesterona; están hechas para reducir o balancear los niveles de estrógeno y minimizar los síntomas relacionados con esa hormona. El aceite de palta es una fuente concentrada de los esteroles de la planta, así que comer unas pocas rodajas o una pequeña porción de guacamole es muy poco probable que afecte tus niveles hormonales de una forma significativa.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por adriana de marco