Palabras de sabiduría para una mamá primeriza

Convertirse en mamá es emocionante y terrorífico a la vez. No importa cuánto una mujer haya soñado en el día en que sostendrá a su recién nacido por primera vez contra su pecho, la realidad de esa situación es a menudo más abrumadora de lo que ella puede anticipar. La intensidad de este nuevo reto de vida es entendible, pero hay algunos consejos que toda madre primeriza puede seguir conforme hacen la transición hacia la maternidad.

Vínculo temprano

Esas primeras horas vinculándote con tu nuevo bebé pueden ayudar a solidificar una conexión que dure por muchos años. Pasa este tiempo introduciendo a tu hijo gentilmente a las caricias suaves, tu voz y el contacto visual si desea abrir sus ojos. Reconoce que quizás no sientas esas hormonas de vinculación todavía, ya que tu cuerpo se está recuperando del parto, pero el establecer estas bases temprano producirán un efecto duradero. Si por alguna razón, no puedes cargar a tu nuevo bebé enseguida, confía en el vínculo que se generará una vez que ustedes dos se reúnan.

Deja de comparar

Cuando se trata de crianza, a menudo no hay una manera "correcta" de hacer las cosas. Compararte con otras madres, o permitir que te inunden con consejos bienintencionados, sólo te distraerá de este tiempo precioso que tienes con tu nuevo bebé. Paula Spencer, autora de “Momfidence: An Oreo Never Killed Anybody and Other Secrets of Happier Parenting", dice que si sólo te tomas el tiempo para hablar con otras madres, aprenderás que nadie tiene todo descifrado. Continúa haciendo tu mejor esfuerzo, sin que tus expectativas se nublen por la falsa percepción de lo que otras madres están alcanzando.

Confía en tus instintos

Conoces a tu hijo mejor que nadie. Ten fe en eso y en la relación que ya haz formado. Confía en tus instintos de "mamá primeriza" al hacer decisiones grandes y pequeñas. Si pasas mucho tiempo cuestionándote, quizá pierdas algunas de las primeras cosas que tu pequeño está experimentando ante tus propios ojos.

Sé buena contigo misma

Por sobre todo, sé gentil contigo mientras estás experimentando esta transición. Dormir, comer e incluso ducharte pueden llegar hasta el fondo de tu lista de prioridades algunos días, pero trata de hacerte un tiempo para ti misma cada vez que sea posible. Susan Newman, psicóloga social y autora de "Little Things Long Remembered: Making Your Children Feel Special Every Day" sugiere contratar una niñera de vez en cuando incluso si es sólo para tener una o dos horas para ti. Toda mamá primeriza necesita un tiempo lejos de sus bebé de vez en cuando, y cuidar de ti misma significa que estarás en tu mejor momento cuando regreses a tus deberes maternales.

Más galerías de fotos



Escrito por leah campbell | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez