Países que requieren vacunación antiamarílica

La mayoría de los países requieren una vacuna contra la fiebre amarilla antes de entrar. La fiebre amarilla, así llamada por la ictericia que afecta a los ojos y la piel de sus víctimas, es una enfermedad mortal que mata a decenas de miles de personas cada año en todo el mundo. No hay cura, por lo que la mejor manera de evitar sus estragos es tomar medidas para evitar contraerla.

Requisitos y recomendaciones


La vacunación es la mejor protección contra la fiebre amarilla.

El virus se transmite por la picadura de un mosquito infectado, por lo que es más frecuente en las zonas tropicales de África y América Latina. Muchos de estos países requieren prueba de vacunación de cualquiera de 1 año o más antes de que se les permita entrar. Otros países requieren que las personas que viajan desde estas zonas de alto riesgo proporcionen también una prueba de la vacunación. Es común exigir la prueba de la vacunación, incluso para aquellos que sólo han estado en el aeropuerto de un país de alto riesgo. Algunos requisitos son detallados y estrictos, así que consulta con los países a los que vas a viajar antes de ir. La vacuna es más efectiva si la recibe de 10 a 14 días antes de viajar. Y sólo porque un país no requiere una vacuna no significa que tú no necesitas una. Algunos países cuyo riesgo de transmisión es "alto" y las zonas de prevalencia son "todas" no necesitan una vacuna para entrar, así que siempre consulta con las recomendaciones de los CDC.

Eficacia y prevención

La vacuna contra la fiebre amarilla es una vacuna de virus vivo que ofrece hasta un 95 por ciento de la inmunidad por el décimo día después de recibir la vacuna. La vacuna tiene una duración de al menos 10 años, pero a menudo todavía proporciona inmunidad durante un máximo de 35 años. Para estar seguros, el CDC recomienda una dosis de refuerzo a los 10 años, si se planean más viajes. Sin embargo, la vacuna no es para todos. Algunas personas deben evitarla, incluidas las mujeres embarazadas y las madres lactantes, las personas mayores de 60 años, los niños, las personas que tienen el VIH o el SIDA y las personas con sistemas inmunes comprometidos. Otros métodos para ayudar a protegerse contra esta enfermedad son usar ropa que cubra la mayor cantidad de piel posible, usar repelente de insectos y el uso de malla contra mosquitos alrededor de tu cama mientras duermes.

Signos y síntomas


Obtén atención médica si crees que puedes tener fiebre amarilla.

Las personas que han sido infectadas con el virus de la fiebre amarilla, a menudo desarrollan síntomas de gripe - fiebre, dolor de cuerpo, escalofríos, náuseas y en ocasiones vómitos y debilidad general. Muchas personas van a recuperar de esto, pero el 15 por ciento verán un retorno de la enfermedad después de un día o dos de sentirse mejor. Esto es cuando la ictericia y hemorragia interna se establece, y hasta la mitad de las personas que llegan a esta etapa de la enfermedad morirá. La fiebre amarilla se diagnostica con una prueba de sangre, y si se encuentra un resultado positivo, se recomienda la hospitalización para tratar de ayudar a la persona infectada a mantenerse cómoda e hidratada.

Vacunas

El número de casos de fiebre amarilla se incrementa cada año, y no hay cura. La inmunidad de las personas a la enfermedad está disminuyendo. Las condiciones de hacinamiento en las ciudades, un aumento en el viaje y el cambio climático contribuyen a la retención obstinada de la fiebre amarilla sobre ciertas zonas del mundo. Sin embargo, las vacunas son seguras y eficaces y recomendadas para cualquiera que viaje a las áreas en las que la fiebre amarilla es prevalente.

Más galerías de fotos



Escrito por maria plotczyk | Traducido por adrian tobon