¿Pueden los padres separados ser buenos padres?

Una separación marital está con frecuencia llena de angustia e indecisión. Cuando hay niños involucrados, la separación es aun más problemática, porque a la pareja le preocupa que durante este tiempo no podrán ser buenos padres. Esto se debe a que no tienen respuestas para las preguntas difíciles que inevitablemente les harán sus hijos.

La conducta de los padres

Es imperativo que mantengas las diferencias entre tu pareja y tú, nadie mas. Los hijos no son tus confidentes, ni tus mejores amigos o consejeros; son tus hijos. Habla con tu esposo antes de la separación, y acuerden que ninguno de los dos hablará del otro enfrente de los niños. Tengan en cuenta que los niños los aman a ambos y que no deberían esperar de ellos que tomaran partido por uno u otro de acuerdo a la página de Family Relationships Online. Discute los conflictos con tu esposo, sin que tus hijos estén presentes. Con frecuencia, los padres están en la otra habitación pele[andose, y creen erróneamente que los niños no pueden escucharlos. Recuerda que las voces generalmente se elevan cuando estás discutiendo problemas sensibles y dolorosos.

Asegura a los niños

Durante una separación, los niños generalmente se sienten inseguros. Sus preocupaciones incluyen saber si hay un divorcio inminente, dónde vivirán, si sus padres van a a ser felices otra vez y muchas otras cosas por el estilo. Es crucial que sepan que pueden hablar con ambos padres sobre cualquier problema como lo sugiere la página Education.com. Si no tienes las respuestas para preguntas difíciles, simplemente dí: "Ahora no estoy segura, pero tan pronto como lo sepa, te lo diré". La meta es que ambos padres aseguren al niño frecuentemente que la separación no es su culpa. Diles que ambos los aman mucho y que ellos jamás tendrán que elegir entre uno u otro.

Los momentos en que ambos padres están presentes

Los cumpleaños, navidad, los recitales de piano y otros eventos especiales generalmente significan que ambos padres estarán presentes. Recuerda que el evento sólo dura poco tiempo y que es crucial que ambos actúen con cordialidad el uno hacia el otro. Si tienen un desacuerdo verbal o le permiten al lenguaje del cuerpo mostrar que están mal, muy probablemente le arruinarás el día a tu hijo. Si sientes que mostrarte amable te va a ser difícil, es mejor que alternes navidad o que acuerdes ir al evento en otro momento, como lo sugiere la página Education.com. Por ejemplo, si el niño está en un evento deportivo, ve durante la primera hora e instruye a tu esposo para que vaya para la segunda hora.

Manteniendo la misma rutina y reglas

Mantén la rutina del niño lo más parecida posible a la que tenía antes de la separación. Esto ayuda a disminuir su ansiedad y sus sentimientos de inseguridad. Ya que los niños van a vivir en dos casas, es importante que ambos padres tengan las mismas reglas y que las respeten. Define esas reglas claramente en tu casa y no hables mal de las reglas de tu esposo si son diferentes a las tuyas.

Más galerías de fotos



Escrito por chelsea fitzgerald | Traducido por adriana de marco