Padres que quieren mantenerse a cargo de la vida de sus hijos

Los padres que no pueden o no quieren dejar ir a sus hijos y permitirles que crezcan y se independicen podrían creer que están haciendo lo correcto. Aunque estos padres creen que están haciendo lo correcto, en realidad le están haciendo daño a sus hijos, protegiéndolos de la vida. Los padres "helicóptero" (aquellos que siempre están encima de sus hijos) comienzan con este patrón cuando sus hijos son pequeños, haciéndolo para protegerlos de la decepción y los errores. El merodeador continúa a lo largo de los años escolares de los niños, hasta la edad adulta.

Por qué padres helicóptero


Es importante que los jóvenes aprendan a confiar en sí mismos.

Los padres están encima de sus hijos, comenzando cuando los niños son pequeños o preescolares. A medida que los niños crecen, sus padres no les permiten probar nuevas habilidades, comportamientos o creencias. En su lugar, se apegan estrechamente a sus hijos en su intento por protegerlos del daño o la decepción. Durante los años de la universidad, los padres pueden continuar rondando, aunque a distancia. Cuando se enteran de que su hijo está pasando un momento difícil con un profesor o un compañero de clase, llaman o le escriben al decano de los estudiantes o de la oficina de servicios estudiantiles exigiendo que encuentren una manera de aliviar la presión sobre su hijo. Como resultado, el niño no aprende a confiar en sí mismo ni encuentra la manera de hacer frente a los problemas por su cuenta.

Padres helicóptero

Los padres helicóptero están demasiado involucrados en la vidas de sus hijos, aun cuando estos son mayores de 21 años. No están dispuestos a ceder el control de la vida de éstos y obstaculizan sus intentos por convertirse en su propia persona, de acuerdo con un artículo titulado "Hovering Parents Hamper Students in Career Goals and Social Skills" de la Pepperdine University. Estos estudiantes tienen menos recursos debido a que sus padres hacen todo por ellos, según el Dr. Susan Helm, profesor asociado de ciencias de la nutrición en Pepperdine. Como resultado de los padres helicóptero, estos estudiantes se agotan apenas empiezan la universidad o son tan frágiles que la mínima cantidad de estrés hace que se quiebren, dice la Dra. Kathleen Elliot Vinson de la Suffolk Law School en “USA Today".

Ejemplos de padres enredados

El padre co-dependiente puede ser la madre anciana que exige que su hijo casado pase una cierta cantidad de tiempo con ella cada semana o que le dice "Tú no amas a tu madre". El padre que se deprime cuando su niño crece para convertirse en un adulto, creyendo que este ya no lo necesita, es co-dependiente. El padre que espera que su hija tome clases de baile y se convierta en la bailarina que nunca llegó a ser, y que comienza a vivir a través de las prácticas y los recitales de danza de su hija es también un padre enredado. Todos estos son ejemplos de padres co-dependiente o enredados. Estos padres han permitido que sus propias necesidades emocionales acaparen la relación padre-hijo al tratar de aferrarse a sus hijos. Al hacerlo, corren el riesgo de perder a sus hijos.

Incapaz de dejar ir

Algunos padres co-dependientes no pueden dejar ir a sus hijos a medida que atraviesan la adolescencia y entran en la edad adulta. Comenzando temprano en la vida de sus hijos, estos padres comienzan con patrones de crianza poco saludables que poco a poco se apoderan de la relación padre-hijo originalmente saludable. Los ejemplos incluyen la intervención con el entrenador de fútbol o profesor cuando sus hijos llegan a casa molestos por algo que ocurrió o no les permiten resolver las disputas con amigos. Para reducir el riesgo de perder a sus hijos adultos, los padres necesitan entender la relación co-dependiente. Cuando sus hijos empiezan la universidad, se encuentran en el centro de asesoramiento estudiantil, incapaces de hacer frente a ser jóvenes adultos independientes. Chris Meno, psicólogo en Indiana University, compara a los estudiantes que han sido sobreprotegidos con los drogadictos, porque son tan dependientes de sus padres que no pueden tomar incluso las pequeñas decisiones.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por maría florencia lavorato