¿Por qué los padres piensan que las redes sociales son malas?

Los sitios de redes sociales plantean un problema para los padres que quieren proteger el mejor interés de sus hijos, pero no pueden controlar o regular el gran número de interacciones sociales en línea. Sitios como Facebook, Twitter, MySpace, Instagram, Tumblr y Google Plus ofrecen a los adolescentes la oportunidad de socializar con amigos, y desconocidos, desde la comodidad de una computadora personal. Algunos padres piensan que las redes sociales son malas, ya que exponen a los niños a un mayor riesgo de ser acosados, manipulados y explotados.

Identidades falsas

A algunos padres no les gustan los sitios de redes sociales porque los depredadores e impostores utilizan identidades falsas para influir en los niños y adolescentes. Algunos usuarios incluso podrían ser una seria amenaza si tienen la intención de hacer daño y los niños o adolescentes no pueden discernir que sus intenciones son corruptas, según el sitio web Global Economic Intersection. Los participantes en las redes sociales podrían utilizar identidades falsas para parecer más jóvenes, presentar una imagen física más atractiva, convencer a los menores para que se encuentren con ellos o hacer que los niños menores de edad beban, fumen o se droguen. Los padres no son capaces de controlar todas las interacciones en línea.

Información personal

Los depredadores en sitios de redes sociales a menudo tratan de hacer que los adolescentes den información personal, aunque no se conozcan entre sí. Según el sitio web Global Economic Intersection, el 55% de los adolescentes han dado información personal a extraños en los sitios de redes sociales, incluyendo fotos personales y descripciones físicas detalladas. Los padres desaprueban los sitios de redes sociales, ya que los extraños pueden tratar de obtener información financiera, números de teléfono, direcciones y números de seguro social de los niños y adolescentes inmaduros y confiados.

Reputación del adolescente

Los padres piensan que las redes sociales son malas porque los mensajes son públicos, y los comentarios inadecuados y las fotos reveladoras pueden dañar la reputación de su hijo adolescente. Fotos de consumo de alcohol, adolescentes en ropa reveladora, comentarios salpicados con lenguaje soez y comentarios degradantes tienen consecuencias negativas. Incluso si un niño elimina comentarios degradantes o imágenes dentro de unas pocas horas después de que se publicaron, el daño ya está hecho: cientos de personas ya han visto los mensajes. Algunas juntas de admisión universitaria y empleadores revisan los sitios de redes sociales antes de admitir a estudiantes, o contratan a nuevos empleados, por lo que los padres saben lo perjudicial que un mensaje negativo puede ser, según el sitio web del Consejo Nacional de Prevención del Delito.

Paternidad cibernética

Las redes sociales ponen a los padres en una mala posición porque tienen que invadir la privacidad de su niño o adolescente para controlar las interacciones. Los padres que quieren darles autonomía a los niños están atrapados entre la espada y la pared: que tienen que mantener un ojo en los sitios de redes sociales para asegurarse de que sus hijos están seguros y no están tomando decisiones pobres. Los niños pueden resentir el escepticismo autoritario de sus padres y sentir como si estuviese siendo invadida su intimidad. Algunos padres consultan los sitios web sociales en forma constante, mientras que otros esperan hasta que alguien les informe de los problemas antes de intervenir, según un artículo de paternidad cibernética en el New York Times. A pesar de los esfuerzos de monitoreo, los padres deben buscar continuamente maneras de supervisar la actividad en línea de sus hijos.

Más galerías de fotos



Escrito por kristine tucker | Traducido por natalia pérez