Cómo los padres motivan a sus hijas preadolescentes

Cuando tu hija preadolescente pasa la mayor parte de su tiempo hablando maravillas sobre los niños y pasa el rato con sus amigos, puede ser difícil conseguir que se centre en las tareas escolares, ejercitarse o cultivar las relaciones familiares. Si bien es de esperarse -pues las preadolescentes están disfrutando su primeros signos de libertad- puedes ayudarle a motivar a tu hija preadolescente llevándola por el buen camino. Mantener tu compromiso como padre significa que puedes ayudarle a tu niña preadolescente a ser una persona responsable, inteligente, amistosa y amable.

Utiliza sus intereses

El U.S. Department of Education sugiere que si realmente quieres que tu preadolescente haga un esfuerzo y trabaje duro, debes darle un empujón en la dirección correcta eligiéndole actividades y clubes que cumplan sus intereses. Al buscar actividades extraescolares centradas en los intereses de tu hija, lo más probable sea que ella se impulse buscando ir a las prácticas, ir a sus eventos y trabajando duro. Si tu pequeña es poco femenina y prefiere los deportes, prueba con un equipo de fútbol en lugar de un estudio de baile. Si tu preadolescente ama la música, prueba con lecciones o ponerla en una orquesta en lugar de practicar un deporte.

Establece normas

Tu preadolescente podría quedarse sin motivación si no se le han fijado expectativas, normas y estándares para su desempeño en casa. Si nunca has dicho que esperas que sus calificaciones sean buenas o más, puede que tu hija no sepa que tiene que trabajar duro para mejorar sus calificaciones. Debes tener una discusión franca acerca de las distintas áreas en la vida de tu adolescente, como la social, su educación y el tiempo libre. Describe los estándares y expectativas de cada área y luego discute con ella las consecuencias de no cumplir con tus normas -por ejemplo, si sus calificaciones bajan ella pasará menos tiempo con sus amigos.

Elogia el esfuerzo

Uno de los errores que un padre puede cometer es alabar los resultados en lugar de los esfuerzos. Si realmente quieres motivar a tu hija preadolescente, céntrate en elogiarla por el trabajo duro y el esfuerzo. Si logró integrar el equipo de baloncesto, felicítala por todas las prácticas y el trabajo duro que ha hecho. Si obtuvo una A en un examen de matemáticas, enfócate en el trabajo que hizo para llegar hasta allí en vez de celebrar el resultado. Elogiar el esfuerzo le ayuda a tu preadolescente que entienda el valor del trabajo duro para lograr un objetivo, en lugar de la meta misma.

Sé realista

Es importante que como padre, fijes metas realistas para tu hija preadolescente. Al apuntar demasiado alto, no sólo puedes conducir a tu hija al fracaso, sino también podría tener un efecto negativo en su autoestima. Al establecer metas para motivar a tu hija, deben ser objetivos que elijan juntos. Luego se puede trabajar en un plan para alcanzar esas metas para que se mantenga motivada y se sienta orgullosa de sus logros.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mario francia