Cómo los padres pueden mejorar la asistencia del estudiante

Los malos hábitos de asistencia que tu hijo desarrolla en la escuela podrían marcar la pauta para las dificultades de empleo en el futuro, sin embargo es difícil obligar a un niño renuente, en especial a uno de más edad, el ir a la escuela todos los días. En "Nine Steps to More Effective Parenting", los expertos en el sitio de Internet Kid's Health recomiendan dar un buen ejemplo a tu hijo mediante el examen de tus propios comportamientos. "Los niños pequeños aprenden mucho sobre cómo actuar observando a sus padres. Cuanto más jóvenes son, más apuntes toman de ti", informa el artículo.

Manten una actitud positiva

Asegúrate de que el ir a la escuela sea una experiencia positiva para tu hijo. Con los niños más pequeños, haz una gran cantidad de compras de regreso a la escuela cada año. Permíteles contribuir en el tipo de mochila a comprar y si quieren preparar un almuerzo cada día o comprarlo en la escuela. Un niño mayor se beneficiará más de su actitud día a día para con la escolarización. Nunca critiques a sus maestros o expreses tu decepción por el personal educativo donde él pueda escucharlo. Habla con él acerca de cómo estuvo su día, y mantén una actitud positiva.

Dar un buen ejemplo

Si quieres que tu hijo haga honor a su obligación diaria de asistir a la escuela, debes cumplir primero con tus obligaciones y asegúrate de que vea lo que tu haces. Se convierte en un punto llegar a tiempo a tu propio trabajo, iglesia o clases. Practica una buena asistencia tu mismo, y deja que tu hijo sepa que esperas lo mismo de él. Esto es especialmente importante para los padres de adolescentes, quienes encuentran bajo un mayor examen de sus hijos que los padres de niños más pequeños.

Involúcrate

Tu hijo tiene más probabilidades de ser entusiasta acerca de la escuela si tú estás involucrado en lo que está pasando allí mismo. Si tienes un niño en la escuela primaria, participa como voluntario para la feria del libro, o ayuda en el día de campo. Si tienes tiempo, involúcrate como voluntario semanal en la escuela para leer a los estudiantes o ayuda a limpiar las mesas del almuerzo. Los padres de los adolescentes pueden ofrecerse como choferes para los partidos que se juegan fuera de casa y estar presentes en las funciones después de la escuela, como los encuentros de organización de padres y maestros, y las reuniones de club.

Estimula hábitos saludables

El sueño es un factor importante para las personas de todas las edades, pero especialmente para los niños, cuyos cuerpos requieren más que la mayoría. Los adolescentes requieren un total de ocho a nueve horas de sueño cada noche. Los estudiantes de la escuela primaria necesitan de 10 a 11 horas y los niños en edad preescolar requieren alrededor de 13 horas de sueño cada noche para sentirse totalmente descansados. Asegúrate de que tu hijo reciba la cantidad correcta de sueño ininterrumpido. La falta de sueño se ha demostrado que contribuye a todo, desde la pérdida de la memoria hasta la obesidad, de acuerdo con el doctor Joseph Mercola, escribiendo para HuffPost Healthy Living. Mantén los hábitos alimenticios de tu hijo bajo control. Los niños de todas las edades necesitan comidas nutritivas con los requerimientos diarios de frutas y verduras. Estimúlalos a beber agua en lugar de alternativas azucaradas, y proporciona oportunidades diarias para hacer ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por anne goetz | Traducido por luis alberto fuentes schwab