Cómo los padres pueden limitar el contenido o el número de horas que sus hijos ven la televisión

Los niños entre las edades de 2 y 11 pasan un promedio de entre 28 y 32 horas a la semana frente a una pantalla, de acuerdo con el Departamento de Salud de la Universidad de Michigan. Eso es mucho más que las una a dos horas por día recomendadas por la Academia Estadounidense de Pediatría. A menudo es más fácil ceder y colocar a tu hijo al frente de la televisión para evitar un colapso o para comprar un poco de tiempo para hacer las cosas en la casa. Si tu niño ve demasiada televisión, toma medidas ahora para reducir la cantidad de tiempo que pase frente a una pantalla.

Establecer un horario

Establece un calendario para ver la televisión en tu casa. Ten en cuenta la cantidad de tiempo que tu hijo pasa jugando juegos de video o utilizando la computadora, ya que estos cuentan para el límite de tiempo de la pantalla de una o dos horas. Tal vez permitirás que tu niño vea un episodio de su programa favorito en los días de escuela y le dejes ver dos episodios los fines de semana. Muchos padres prohíben la televisión durante la semana escolar, de acuerdo con un artículo de 2006 publicado en Pediatrics, mientras que otros sólo permiten la televisión después de que sus hijos hayan terminado sus tareas y quehaceres. Una vez que hayas decidido tu horario, infórmale a tu hijo acerca de sus límites de manera que no se moleste cuando apagues el televisor y le digas que su tiempo se ha terminado.

Simplemente ápagala

Muchas familias tienen la televisión encendida todo el día, ya sea que alguien la esté mirando o no. Además de ahorrar en electricidad, apagar el televisor cuando nadie la está mirando ayudará a evitar que el niño se distraiga con lo que ve de manera que no termine viendo más televisión de lo que debería. Prohíbe la televisión durante las comidas en familia y cuando estén pasando tiempo de calidad familiar también, recomienda el Departamento de Salud de la Universidad de Michigan. Si no es la hora programada regular del tiempo de televisión de tu hijo, deja el televisor y no cedas a sus ruegos para ver sólo un espectáculo más.

Restringir el contenido

La restricción de la cantidad de televisión que ve tu hijo es más fácil que la restricción de contenido. Revisa las calificaciones de los eventos que tu hijo está interesado en ver para asegurarte de que son apropiados para los niños o haz una vista previa antes de dejar que tu hijo lo sintonice. Observa los programas con tu hijo para que puedas responder a las preguntas que tenga y para que puedas hablar de lo que está viendo, recomienda el Departamento de Salud de la Universidad de Michigan. La mayoría de las compañías de cable te permiten bloquear ciertos canales para que tu hijo no vaya accidentalmente a un canal con contenido inapropiado. Si todo lo demás falla, oculta el control remoto de la televisión si no estás en la habitación con tu hijo. Al restringir el acceso al control remoto, tu hijo te pedirá que enciendas el televisor para él, lo cual te permite controlar lo que está viendo.

Encontrar otras cosas que hacer

Anima a tu hijo a encontrar otras cosas que hacer. Si ella está gimiendo que está aburrida y sólo quiere ver la televisión, haz una lista de otras cosas en que podría estar interesada. Puedes sugerirle que monte su bicicleta, juegue un juego de mesa contigo o lea un buen libro. Cuando tu hija tiene actividades de ocio y aficiones lejos de la televisión, ella probablemente verá mucha menos televisión porque estará ocupada con otras cosas. Modela este comportamiento también. No gastes todo tu tiempo libre delante de la televisión, ya que eso envía el mensaje a tu hija que es aceptable verla siempre que quiera. En su lugar, haz las cosas con tu hija que sean igualmente de agradables o más.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por enrique pereira vivas