¿Cómo pueden los padres lidiar con comportamientos negativos en la casa y en la escuela?

Los niños que habitualmente participan en conductas negativas en el hogar y en la escuela aprenden gradualmente que pueden controlar su entorno, compañeros, hermanos, padres y maestros con sus acciones. Estos comportamientos pronto llegan a ser una parte importante de lo que son esos niños. Los problemas causados ​​por los comportamientos negativos podrían eventualmente superar a la familia y a la escuela, por lo que interactuar es difícil para todos. Los padres pueden aprender formas de hacer frente a estos comportamientos.

Tu punto de vista

Tu niño puede haber aprendido algunas conductas que pueden ser vistas como un problema, o pueden ser vistas como la expresión de lo que él es. Por ejemplo, puede replicar o ser demandante. En lugar de ver estos comportamientos como negativos, míralos desde otro punto de vista. El niño que replica podría estar en realidad expresándose honestamente porque se siente seguro en su relación contigo. El niño que exige mucho de ti, de tu pareja y sus hermanos puede verse como que tiene altos estándares. Lo más probable es que se trace algunas normas bastante altas también.

Observar y premiar el buen comportamiento

Observa a tu hijo sin que sea obvio que lo estás haciendo. Cuando lo veas hacer algo que te guste, como alimentar a los peces de colores, haz una observación de su comportamiento en detalle al decir: "¡Vaya, alimentaste a los peces sin siquiera pedírtelo! ¡Gracias! " Esto es atención y, cuando tu hijo sepa que lo estás observando, podría comenzar a tratar de cambiar sus comportamientos. Premiar lleva a este proceso un paso más allá. Después de haber observado un comportamiento positivo en particular, recompensa a tu hijo para darle tu aprobación a ese comportamiento. No es necesario recompensar cada vez que se observa una acción positiva, pero hazlo tan a menudo que tu hijo conscientemente trate de hacer cambios.

Elije tus batallas

Tú y tu pareja pueden haber decidido que tienen que ganar cada discusión o confrontación con su hijo. Esto no es necesario. En su lugar, decidan qué es más importante y refuercen las reglas al respecto. En las demás cuestiones, cedan un poco. Tu niño puede sentir como si tuviera que estar en contra de todas las decisiones de ustedes. Por lo tanto, que cedan un poco en algunas situaciones, puede volverlo menos confrontacional o negativo.

Comportamientos negativos en la escuela

Tu niño en edad preescolar puede creer que los problemas se arreglan golpeando o intimidando. Si ves comportamientos negativos en casa con amigos, lo más probable es que tu hijo esté haciendo lo mismo en el preescolar. Antes de que el maestro envíe una nota a casa, llámalo o escríbele. Enséñale a tu hijo habilidades para el manejo de situaciones escolares con los juegos de rol o léele historias que muestren personajes que resuelvan los problemas de manera positiva. A medida que el niño comience a mostrar mejores comportamientos, alábalo. Los niños de la escuela media están justo en medio del cambio en el desarrollo, que incluye intentar nuevos comportamientos. Si te enteras de que tu hijo está actuando negativamente en la escuela, habla con el maestro involucrado y averiguar lo que llevó a la situación. Llama a tu hijo a un lado y discute la situación. Si tu hijo instigó tal situación, corrígelo, haciéndole saber por qué. Conoce a sus amigos, podría estar tomando los comportamientos negativos de estos niños. Si está imitando a un amigo, habla con él acerca de las consecuencias de su comportamiento, haciéndole saber lo que tú y la escuela van a hacer.

Ignora los comportamientos negativos

Cuando sea seguro, ignora los comportamientos de tu hijo. Esto se conoce como "extinción" de comportamientos negativos. Cuando tu hijo no recibe ninguna reacción de ti al quejarse de que tiene que tener ese juguete del restaurante de comida rápida, no se ve recompensado​. Cuando no se ve recompensado, el comportamiento pierde su efecto. Usa este método sólo cuando sea seguro. Cuando tu hijo se encuentre en medio de un comportamiento potencialmente peligroso, sácalo de la zona y ponlo en tiempo de espera.

Ayuda a tu hijo a adaptarse

Cuando sepas que tienes que ir a la tienda de comestibles en 30 minutos, ayuda a su hijo adaptarse. Dile, "Mike, nos vamos a la tienda en 30 minutos. Puedes seguir jugando durante ese tiempo". Periódicamente recuérdale que van a salir de casa y que va a tener que cambiar su enfoque. Esto le ayuda a hacer la transición mental y emocional de estar jugando con su juguete favorito a irse a la tienda contigo.

Cambia tu comportamiento

Tu hijo debe ver que haces cambios al mismo tiempo que él está haciendo cambios. Por verte cambiar tus propios comportamientos, podría estar un poco más dispuestos a cambiar algo de su propia vida. Dile: "Te quiero, Andrew." Juega con él. Desarrolla la estructura en tu casa para que sepa qué esperar. Escucha más y habla menos. Encuentra oportunidades para ayudarle a aumentar su autoestima.

Busca ayuda profesional

Algunas conductas negativas violan las expectativas sociales. Busca ayuda profesional. Tu terapeuta familiar puede ayudarte a ajustar tus prácticas de crianza. Si el comportamiento de tu hijo tiene un efecto negativo en tu familia, busca ayuda profesional. Tu hijo podría necesitar una evaluación de salud mental.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por lourdes villaseñor