Padres de los hermanos de niños con autismo

Como padre de un niño con autismo, no eres ajeno a la tensión y desafíos, lo mismo es el caso de tu niño sin autismo. Los hermanos de los niños con autismo a menudo sienten preocupación por sus padres y sus hermanos, la vergüenza acerca de su hermano alrededor de los compañeros y la frustración de los comportamientos extraños de su hermano. Esas cuestiones, además del hecho de que a menudo se convierten en el blanco de las conductas agresivas, son difíciles de tratar. Sin embargo, a través de la comunicación y la saludable interacción, tu hijo neurotípico puede manejar estos obstáculos.

Hablar acerca del autismo

Incluso desde una edad temprana, el hermano de un niño con autismo se dará cuenta de que hay algo "diferente" de su hermano, por lo que es importante iniciar una conversación abierta con tu hijo neurotípico sobre qué es el autismo. El nivel de esta conversación depende totalmente de la edad de tu hijo. Pregúntale a tu hijo lo que él piensa es el autismo y escucha sin juzgar, seguido elogia a tu hijo para su apertura. Podría expresar una amplia gama de emociones intensas, de sentirse culpable de que él es "normal" hasta estar enojado que su hermano llama la atención. Tus respuestas a tu hijo podrían ser tan simples como: "Tu hermano no puede hablar" para un hermano joven o "Hay una diferencia en el cerebro de tu hermano" para los niños de la escuela secundaria a discusiones más avanzadas para los niños mayores. Inicia la conversación temprano, pero continuará a través de la vida de tu hijo.

Tiempo especial

Los hermanos de los niños con autismo a menudo se pasan por alto, incluso cuando no tienes la intención de tratarlo de esa manera. Dado que a menudo estás preocupado por las visitas al médico y terapeuta de tu hijo, las reuniones del IEP y las intervenciones en casa, es difícil concentrarte en tu otro hijo. Sin embargo, debes tener el tiempo que se le asigna sólo por ser el hermano de un niño con autismo. Programa en tu plan semanal, lo que puede ser ir al partido de béisbol semanal de tu hijo o pasar unos minutos con él antes de acostarse. Este plan ayuda a promover un sentido de igualdad en el hogar. Algunos hermanos de niños con autismo también reportan una sensación de aislamiento, por lo que encontrar un grupo de apoyo entre hermanos pueden ayudar a tu hijo a darse cuenta que no está solo.

Tiempo con la familia

Recuerda que debe tratar a ambos hijos igual, si alabas a tu hijo con autismo por hacer algo bien, elogia a tu hijo neurotípico por el mismo logro. Espera que tus dos hijos hagan las tareas. Pasa momentos en familia, como la hora de la cena, pero también date cuenta que tu hijo neurotípico no tiene que hacer todo con su hermano con autismo. Si es posible, ten una habitación o un área para cada niño que sea su propio espacio.

Juego entre hermanos

Es natural que los hermanos quieran jugar entre ellos, pero a veces el comportamiento de tu hijo con autismo asusta o le produce malestar al otro niño, por lo que es importante modelar y fomentar la interacción. Desde muy temprana edad, enséñale a tu hijo neurotípico la mejor manera de comunicarse con su hermano, como el uso de instrucciones cortas y sencillas, dale instrucciones para una respuesta o elogia el buen comportamiento. El hermano tiene que ser responsable de decirle a su hermano cuando su conducta es inapropiada y ser capaz de transmitirle una sensación de amor y calidez. A través de la práctica, un hermano de un niño con autismo va a llegar a ser más compasivo y cuidadoso que la persona promedio, de acuerdo con Sandra Harris, la directora ejecutiva de la Universidad de Rutgers Douglass Developmental Disabilities Center, en un artículo en Time.com .

Más galerías de fotos



Escrito por cara batema | Traducido por gabriela nungaray