Padres estrictos versus permisivos

La crianza estricta o permisiva están en los extremos opuestos de la escala de la paternidad. De acuerdo con "Parenting Styles and Adolescents, publicado por la Cornell University, hay dos aspectos principales de los estilos de crianza: el estricto y el afectivo. La crianza estricta es alta en control y baja en afectividad, mientras que los padres permisivos tienen una mayor calidez, pero con un bajo control. Ambos estilos pueden tener efectos negativos en los niños.

Control y calidez


Los padres permisivos son más propensos a ser muy cariñosos y comprensivos.

El control de los padres tiene que ver con qué rigor manejan el comportamiento de su hijo. En un extremo, el padre puede tomar todas las decisiones sin consultar con el niño, establecer muchas normas rígidas y la demanda de ciertos tipos de comportamiento. Cualquier variación de los deseos de los padres puede ser manejada con amenazas o castigos. En el otro extremo, un padre permisivo podría establecer algunas normas o no y dejar de aplicarlas. La calidez parental es un comportamiento que acepta al niño y responde a su comportamiento. Los padres estrictos suelen ser insensibles a los niños y van a rechazarlos o a avergonzarlos por cualquier infracción, mientras que los padres permisivos son más propensos a ser muy cariñosos y comprensivos.

Autodisciplina


Ambos tipos de padres, estrictos y permisivos, impiden que los niños aprendan a ser disciplinados.

Ambos tipos de padres, estrictos y permisivos, impiden que los niños aprendan a ser disciplinados, según la Dra. Laura Markham, autora de "Peaceful Parent, Happy Kids". Los padres estrictos toman las decisiones sin la participación de los niños; este estilo puede controlar el comportamiento temporalmente, pero el niño no tiene la práctica de la autodisciplina o la resolución de problemas. Markham dice que los padres permisivos también crían niños que carecen de autodisciplina, porque aprenden que no hay límites y serán perdonados después de un mal comportamiento, a menudo sin consecuencias.

Energía y seguridad


Los hijos de padres estrictos aprenden que el poder es importante, pero es el padre el que tiene todo el poder.

Los hijos de padres estrictos aprenden que el poder es importante, pero es el padre tiene todo el poder. Markham dice que este tipo de crianza de los hijos es similar a la intimidación y les enseña a los niños a intimidar también. Los niños criados por padres que no toman en cuenta sus deseos y que no son empáticos tienden a ser resentidos, especialmente cuando entran en la adolescencia y se esfuerzan por ser independientes. Sin embargo, los padres permisivos no establecen o hacen cumplir las normas básicas de seguridad, lo que envía un mensaje de que no se preocupan lo suficiente como para asegurarse de que el niño esté seguro. El niño puede entonces rebelarse o actuar en busca de que los padres establezcan los límites que demuestren un "me importa" de su parte.

Ambos estilos crean problemas


Los estilos de crianza pueden influir en el rendimiento escolar, la salud mental y el abuso de sustancias,

Los estilos de crianza pueden influir en el rendimiento escolar, en la salud mental y en el abuso de sustancias, de acuerdo con Gwen Dewar, una antropólogo de comportamiento que creó el sitio web Parenting Science. Los padres permisivos son más propensos a criar hijos que tienen bajo rendimiento académico y que son más propensos a consumir alcohol y drogas. Ella señala que los muchachos adolescentes con padres permisivos tienen dificultades con los conflictos sociales. Sin embargo, los padres estrictos serán más propensos a criar hijos que deben lidiar con la baja autoestima, la depresión y con el ajuste psicológico deficiente cuando adultos.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por luciano ariel castro