¿Por qué los padres eligen no tener a los bebés en los hospitales?

La idea de tener a tu bebé en cualquier lugar pero no en un hospital puede parecer extraño para ti. En los Estados Unidos, menos del 1 por ciento de las nuevas madres optan por dar a luz en casa o en un centro de maternidad independiente, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Dar a luz fuera del hospital es solo una opción viable si cumples con ciertos criterios de salud. Tener una partera con licencia como una enfermera-partera certificada reduce el riesgo para ti y para tu bebé.

Menos procedimientos invasivos

La mayoría de las mujeres que deciden dar a luz fuera del hospital lo hacen para evitar los procedimientos y regulaciones difíciles, si no imposibles, evitar en el hospital. Si no quieres tener una vía intravenosa colocada en el parto, si quieres caminar libremente sin monitores fetales conectados, no quieres tener una episiotomía o si deseas poder comer y beber antes del parto, puedes decidir evitar el hospital, donde las regulaciones de la institución y el nivel de comodidad de tu médico tienen una influencia considerable sobre tu experiencia. Dar a luz en el hospital también aumenta tu riesgo de tener un parto por cesárea. Casi el 33 por ciento de los bebés en los Estados Unidos nacidos en el hospital nacen por cesárea, según las estadísticas CDC de 2010.

La libertad de dar a luz donde quieres

La mayoría de las mujeres que dan a luz en el hospital lo hacen en la cama. Si bien puedes caminar por períodos cortos, pasar todo tu parto en la tina o dar a luz utilizando un taburete de parto en vez de en la cama con las piernas en estribos, probablemente no sea posible. Las mujeres que deciden quedarse en casa para el nacimiento prefieren estar en un ambiente familiar y cómodo con familiares y amigos a su alrededor si así lo desean.

Escoger una partera

Muchos padres que dan a luz en casa o en centros de maternidad, lo hacen porque quieren una partera en lugar de un médico para que los ayude en el nacimiento. Las parteras son percibidas como más en sintonía con el ritmo natural y el flujo del parto y menos propensas a sugerir procedimientos invasivos e intervenciones en lugar de dejarte dar a luz como lo deseas. Todas las parteras no son iguales, sin embargo, las parteras-enfermeras certificadas son enfermeras registradas con capacitación adicional en obstetricia. Las parteras profesionales o no profesionales, por lo general, no tienen la capacitación formal de una enfermera-partera certificada. Solo el 25 por ciento de los partos en el hogar son atendidos por enfermeras obstetras certificadas, informó el American Congress of Obstetricians and Gynecologists reported in 2011.

Inconvenientes

Si tienes complicaciones de salud como hipertensión o diabetes inducida por el embarazo o por complicaciones obstétricas, como una placenta baja o gemelos, donde el riesgo de complicaciones para ti y tu bebé son más altos de lo normal, tendrás que dar a luz en el hospital. La mayoría de las parteras no aceptan clientes de alto riesgo debido a la responsabilidad que ello implica y el riesgo potencial para ti y para tu bebé. La mayoría de los centros de parto tampoco ofrecen opciones para aliviar el dolor como la epidural, aunque en algunos centros de maternidad sí los ofrecen. Ninguna opción se encuentra disponible en el país.

Riesgos

Si das a luz en casa o en un centro de maternidad y surgen complicaciones, puede que tengas que ser trasladada a un hospital para recibir atención médica más compleja. Esto puede ser peligroso para ti y tu bebé. Entre el 25 por ciento y 37 por ciento de las madres primerizas y 4 por ciento a 9 por ciento de las mujeres que han dado a luz antes, son transferidas al hospital desde su casa, un meta-análisis de estudios disponibles publicados en la edición de septiembre de 2010 de la "American Journal of Obstetrics and Gynecology ". El estudio también informó que si bien el parto en casa se ​​tradujo en un menor número de intervenciones y era seguro para las mujeres que dan a luz con bajo riesgo, representó un mayor riesgo para el recién nacido. Los bebés que nacieron en casa tuvieron el doble de probabilidad de morir en el período neonatal o en los primeros 28 días de vida, que aquellos nacidos en el hospital.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por mary gomez