¿Los padres pueden disciplinar a sus hijos con gestos de la mano?

La mayoría de nosotros dependemos de nuestra voz para comunicarnos, pero también conectamos con los demás de manera no verbal, con gestos manuales mientras hablamos. A veces, los padres usan gestos con las manos sin la compañía de las palabras habladas. En un mundo donde nuestros hijos están rodeados de voces y sonidos, estos pequeños movimientos pueden ser una manera muy eficiente y eficaz de transmitir un mensaje, incluso uno disciplinario, a nuestros hijos.

Disciplina

La disciplina no es una mala palabra. La disciplina se refiere a las normas, las consecuencias, las rutinas, responsabilidades y expectativas que los padres nos ponen en el lugar para nuestros hijos, de acuerdo con psicólogo infantil Kenneth N. Condrell. La disciplina puede comunicarse en una variedad de maneras, incluyendo la conversación verbal o directiva, listas escritas o signos y gestos con las manos que enseñan reglas, comportamiento directo y celebrar sus éxitos y cumplimiento.

Gesto como acompañamiento de la voz

La mayoría de nosotros "hablamos" con las manos, algunos más que otros. Hacemos esto para enfatizar un punto o para ayudar donde creemos que las palabras nos pueden fallar. No todos los gestos de las manos son universales, pero en general, hay algunos movimientos que transmiten un nivel de gravedad a otros. Según el "The Nonverbal Dictionary of Gestures, Signs & Body Language Cues" (diccionario no verbal de gestos, signos y señales del lenguaje corporal) publicado por el Center for Nonverbal Studies, hacer un movimiento punzante con el dedo índice es señal de ira. Esto no es sorprendente ¿Con qué frecuencia le recordamos a nuestros hijos que es de mala educación apuntar con el dedo? La colocación de las manos en las caderas o golpeando una mano abierta sobre una mesa también enfatiza nuestro punto, por lo general cuando estamos expresando desaprobación, enojo o frustración. Pero ten cuidado: el uso excesivamente dramático de gestos con las manos también puede ser una distracción que en realidad podría quitar el mensaje que estamos tratando de comunicar.

Gestos de precaución

Todos hemos oído la cuenta regresiva de las mamás como advertencia familiar en todas partes, "¡Es mejor que pares! ¡Cuento hasta tres! Uno ... dos ...". Aunque lo que sucede en "Tres" varía de una madre frustrada a la siguiente, el conjunto de anticipación es la misma. Gestos con las manos, como en silencio contando con los dedos, también tienen su punto. Otra forma de disciplina con tus manos es para recordarle suavemente a tu hijo cuánto tiempo queda antes de tener que terminar una actividad divertida o cita de juegos, sosteniendo los dedos para indicar el número de minutos que quedan hasta que es hora de irse.

Gestos de directivas

Cuando estás en un lugar donde el uso de la voz sería perjudicial, los gestos simples manuales tomados de lenguaje de señas estadounidense pueden ser formas efectivas de disciplinar a tu hijo. Para decir sutilmente a tu pequeño individuo que comparta con un compañero, abre las dos manos, los dedos juntos las palmas hacia el pecho, el derecho por encima de la izquierda. Con los pulgares apuntando hacia arriba, mueve el borde exterior de la mano derecha a lo largo de la sección de la palma de su dedo pulgar izquierdo y el dedo índice. Si tienes que decirle "Basta" y estás demasiado lejos para que él te oiga o estás en un lugar donde hablar sería perjudicial, haz contacto visual y luego haz un movimiento de karate corto con una mano en la palma de la otra mano.

Atrápalos portándose bien

La disciplina no sólo ocurre cuando los más pequeños han cometido un error. La disciplina es realmente más eficaz cuando es preventiva: atrápalos portándose bien. Un simple "Pulgares arriba" le dirá a tu hijo que tuvo éxito en el cumplimiento de tus expectativas.

Más galerías de fotos



Escrito por aline lindemann | Traducido por daniela laura arjones