¿Cómo pueden los padres cansados tener ganas de tener sexo?

Entre el trabajo, las tareas de la casa, las citas de juegos y las actividades extraescolares, puede ser que sientas que tienes poco tiempo y energía para dedicarle al sexo. Al final de un largo día, todo lo que quieres hacer es meterte bajo las sábanas y tener una buena noche de descanso. El trabajo de ser padre puede sobrepasar y drenar a casi cualquiera, pero eso no significa que tu vida sexual deba sufrir por ello. Aunque estés regularmente demasiado cansada para tener intimidad, tú y tu pareja pueden encontrar algunas formas de volver a prender la chispa en su relación.

Haz una cita por la mañana

Estás naturalmente exhausta al final de un día de trabajo y de cuidar a los niños, por lo tanto es normal que a la noche tu cansancio le gane a tus deseos de tener sexo. Si no te puedes inspirar por la noche, trata por la mañana. En la página de Internet de Parenting, Berman, Ph.D., recomienda el sexo por la mañana que es cuando te sientes más despierta y fresca. Trata al amanecer, antes de que tus hijos se despierten, o después de haberlos mandado a la escuela. Si no eres una persona mañanera, busca otros horarios durante el día que te vengan bien. Por ejemplo, si normalmente haces tareas cuando tus niños duermen la siesta, usa algo de ese tiempo para reconectarte con tu pareja.

Sé sensual

Cuando eres padre, lo último en los que piensas es en el sexo. Los pañales sucios, las peleas entre hermanos y las innumerables tareas hacen que te sea imposible pensarte como en un ser sensual. Si tu libido se ha reducido, busca algo de tiempo durante el día para enfocarlo solamente en ti y tu propio placer. Por ejemplo, date un baño de espuma caliente, tómate un vaso de vino o date el placer de leer una novela romántica. Mantén al sexo en tu mente todo el día. Fantasea con tu pareja en el trabajo, mándale un correo electrónico sexy o un mensaje de texto. Comparte tus fantasías con él y anímalo a compartir las de él contigo.

Prueba con algo nuevo

Aunque estés enamorada de tu pareja, tener sexo en la misma habitación, en la misma posición, se va a volver aburrido eventualmente. Christine Carter, Ph.D., sugiere en la página de Internet Greater Good que la novedad es la clave para el condimento de una vida sexual obsoleta. No siempre tienes que tener sexo en tu habitación, o en tu cama. Casi cualquiera de las habitaciones de tu casa es aceptable. Por ejemplo, trata en la ducha, el sillón del living o hasta en el jardín de atrás, si es lo suficientemente privado. Si tú y tu pareja usan siempre la misma posición, estudia algunas nuevas y pregúntale si le gustaría probarlas. Cuando el sexo se siente nuevo y excitante nuevamente, es fácil dejar a un lado el cansancio y disfrutar de la intimidad.

Manejo del tiempo

Si estás tan ocupada durante el día que sólo tienes el tiempo justo para almorzar, el sexo puede parecer otra tarea que debes marcar en tu lista. Manejando mejor las tareas de la casa, puede ser que descubras que tienes más tiempo para el sexo de lo que pensabas, sugiere la Dra, Michelle Gannon en un artículo de Hitched. Pídele a tu pareja coordinar sus esfuerzos contigo cuando se trate de las tareas y del cuidado de los niños. Por ejemplo, si tú eres la que siempre cocina la cena, pídele a él que lave la cocina y limpie. Usa ese tiempo para preparar a los niños para la cama. Deja de leer tus correos electrónicos o de contestar llamadas del trabajo después de cierta hora y pídele a tu pareja que haga lo mismo.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por adriana de marco