Cómo ser padres con amor y gracia

La paternidad puede estar llena de experiencias gratificantes maravillosas, difíciles y dolorosas. Amas a tus hijos a través de todas estas experiencias, pero no siempre puedes demostrarlo o expresarlo en momentos tumultuosos. El amor y la gracia son virtudes que sin duda deseas enseñar a tus hijos, pero hay que predicar con el ejemplo. Muchas veces los familiares tienen más dificultades para demostrar estas características uno hacia el otro, sin embargo, tienes que intentarlo si quieres que tus hijos emulen tus respuestas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Disciplinar a tu hijo significa amarlo.

    Dile "Te quiero" a tu hijo con frecuencia para comunicarle tu amor incondicional. Probablemente se exprese mejor cuando tu hijo haya cometido un error o haya sido desobediente. Aunque tengas que disciplinarlo, destaca que sus fracasos nunca disminuyen el amor que sientes por él. Este es también un buen momento para enseñarle a tu hijo que los padres disciplinan a sus hijos porque los aman.

  2. Exprésale tus sentimientos a tu hijo. No está mal que tu hijo te vea emocionarte. Puedes llorar, estar enojado, decepcionado o herido. Trata de controlar el tono de tu arrebato especialmente con un niño más pequeño para que no se asuste, pero no sientas que debes interiorizar cada sentimiento. Parte de criar a los hijos con amor significa que compartes tanto los buenos y los malos momentos honestamente con los demás.

  3. Sirve como modelo de misericordia y perdón.

    Sirve como modelo de misericordia y perdón. Tu hijo te está mirando, incluso cuando no eres consciente de ello. Incluso los niños pequeños ven y escuchan las reacciones y los comentarios sobre los familiares y compañeros de trabajo que han maltratado a sus padres. Si tu hijo te escucha desear una represalia o hacer comentarios despectivos sobre los demás, él puede pensar que esta misma actitud se extenderá hacia él. Sé muy consciente de tu actitud. ¿Podrías ser más indulgente? ¿Hay personas a las que le puedes mostrar gracia a pesar de que te han maltratado? Hacer un esfuerzo para ello establecerá un poderoso ejemplo para tu hijo.

  4. Basa tu relación en la confianza y la comunicación abierta.

    Admite que cometes errores. La gracia y el perdón funcionan de dos maneras. Si saltaste a una conclusión sobre el comportamiento de tu hijo o si dijiste algo en el calor de la ira que ahora lamentas, dile simplemente "lo siento". Decirle a tu hijo que te equivocaste y pedirle perdón, puede ayudarlo a respetarte más porque puedes admitir que eres falible, y que tu relación puede ser una basada en la confianza y la comunicación abierta.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hollowell | Traducido por maría florencia lavorato