Cómo ser padre de un niño con mucha energía y con un alto coeficiente intelectual

Tu pequeño hijo es brillante, activo y se mantiene en constante movimiento, pero tú te preocupas por mantenerlo a salvo y en algunas ocasiones te sientes agotado al final del día. Relájate. Es importante recordar que el temperamento de un niño es una característica innata, según informa el sitio web, Zero to Three. Abraza y disfruta el brío alegre de tu hijo y su inteligencia rápida, mientras desarrollas alguna estrategia para mantenerlo activo y seguro, sin tener que terminar agotado.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Música
  • Instrumentos musicales
  • Bloques
  • Libros
  • Arcilla
  • Masilla artesanal
  • Pintura

Instrucciones

  1. Desarrolla un fuerte vínculo emocional. Vas a tener muchas experiencias interesantes y alegres por la energía de tu brillante hijo, pero también tendrás algunos momentos de frustración. Un fuerte vínculo de amor ayuda a sobrellevar las inevitables tormentas. Tómate un tiempo cada día para leer libros, jugar, cantar canciones y acurrucarse mútuamente. Con frecuencia, ofrece a tu hijo, alabanzas sinceras y mucho afecto.

  2. Establece límites razonables y coherentes. Todos los niños necesitan límites y fronteras, pero aquellos con mucha energía y con un alto coeficiente intelectual ponen a prueba los límites aún más. Mantén reglas simples, concentra tu atención en las necesarias para la seguridad y el bienestar de tu niño. Si tu hijo se porta mal, señala las consecuencias naturales o lógicas. Por ejemplo, si tu hijo derrama algún líquido, tiene que ayudarte a limpiar el desastre.

  3. Abre la oportunidad de realizar actividades físicas. Si es posible, cada día pasa por lo menos una hora al aire libre. Sal a caminar, juega en el patio trasero, inscríbete en una clase de volteretas o de natación. Pon música y baila, toca instrumentos musicales simples como un tambor, un xilófono o algunas campanas. A los niños pequeños también les gusta el alboroto, les ayuda a liberar energía reprimida.

  4. Fomenta el aprendizaje aplicado. Los niños activos y brillantes necesitan lograr retos mentales durante todo el día. Por ejemplo, proporciónale juegos con bloques u otros basados en la construcción con arcilla, masilla artesanal o pinturas. Atiende los intereses de tu hijo. Si él está obsesionado por los dinosaurios, lee libros sobre el tema y adquiere juguetes como dinosaurios de plástico. Los niños brillantes suelen comprender conceptos mucho antes de lo esperado, así que es importante estimularlo intelectual y creativamente.

  5. Anticipa el comportamiento de tu niño. Entre más tiempo pases observando a tu hijo, más vas a entender sus señales. Por ejemplo, puedes notar que tiende a enojarse cuando juega en el patio de juegos y que también puede jugar de manera ruda con otros niños. Intervén tan pronto como veas el tipo de comportamiento que se aproxima. Canaliza la atención de tu hijo o cambia las actividades.

  6. Enseña habilidades sociales en un ambiente estructurado de grupos pequeños. Para los niños con muchas energía y con un alto índice de coeficiente intelectual, jugar con otros amigos es un reto. Quizás, no quieran compartir o se sientan frustrados al participar en un grupo. Para algunos es abrumador participar en un grupo grande. Si tu hijo forma parte de un grupo, invita a un niño a jugar en lugar de invitar a varios. Selecciona a un niño de ánimo tolerante y con disposición tranquila. Limita la invitación a no más de dos horas y estructura la actividad para que los niños tengan mucho que hacer. Si tu pequeño comienza a tomar los juguetes o a exaltarse, debes intervenir y modelar la forma de compartir. Di algo como, "Pregúntale a Daniel si ahora puedes usar su coche. Si dice que no, puedes esperar unos minutos o buscar otro coche".

  7. Toma precauciones de seguridad. Lo más probable es que hayas preparado tu casa a prueba de bebés antes de que el tuyo naciera, pero los niños con mucha energía, curiosos y activos requieren de precauciones especiales. Instala una cerradura en cada uno de los armarios y puertas para asegurarte de que todos los materiales potencialmente peligrosos no se encuentran al alcance de tu hijo, debido a que están encerrados.

Consejos y advertencias

  • Limita el tiempo de ver televisión. No hay nada de malo en dejar que tu niño vea un poco de televisión para que pueda tener un descanso, pero demasiada televisión puede realmente aumentar su hiperactividad, según señala el doctor David Walsh, autor de "Smart Parenting, Smarter Kids".
  • Toma un descanso. Encuentra una niñera calificada y trata de tener por lo menos un par de horas para ti cada semana. Pide a tus amigos con experiencia y empatía, a vecinos y a algunos miembros de tu familia que te ayuden.
  • Habla con tu pediatra si notas comportamientos inusuales, tales como un habla limitada o retrasada, conductas repetitivas o una incapacidad para hacer contacto visual.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por xochitl gutierrez cervantes