P90X versus Navy Seal Workout

El sistema P90X y el Navy Seal Workout son dos programas de ejercicio en casa. El programa de ejercicio P90X consiste en 12 DVD, cada uno con una rutina única. P90X es más elaborado y combina varios estilos de ejercicio en un programa completo. Por el contrario, el programa Navy Seal workout incluye ejercicios calisténicos, de peso corporal, correr y nadar. Ambos sistemas tienen beneficios y desventajas únicas.

P90X

Los 12 DVD en el sistema P90X cubren entrenamiento de fuerza, estiramientos y ejercicio cardiovascular. Además de un reproductor DVD y un televisor, el P90X requiere un set de pesas o bandas de resistencia y una barra (pull-up bar). Una meta para el P90X es mantener tus músculos consistentemente confundidos añadiendo variaciones de ejercicios. La idea detrás de ese enfoque es evitar estancarte (plateau), ya que tus músculos son desafiados constantemente. Existen rutinas de entrenamiento de fuerza para los grupos musculares principales. P90X también incluye una rutina enfocada en el torso y abdomen y dos rutinas de ejercicio cardiovascular: Cardio X y Kenpo X. Una rutina de 90 minutos de yoga también es parte de este programa.

Navy SEAL Workout

El Navy SEAL Workout usa principalmente ejercicios militares estándar: flexiones de pecho (push-ups), abdominales (sit-ups o crunches), barras (pull-ups) y correr. Lo que hace que el programa Navy SEAL Workout sea diferente de un entrenamiento militar estándar es la adición de la natación. Al igual que el P90X, el Navy SEAL workout también requiere acceso a una barra (pull-up bar) y añade el requisito de tener acceso a un cuerpo de agua en el que puedas nadar. En resumen el Navy SEAL workout consiste en tres ejercicios de peso corporal y dos ejercicios cardiovasculares. El programa Navy SEAL también añade variaciones de ejercicios cambiando los estilos de flexiones de pecho (push-ups), abdominales (sit-ups) y barras (pull-ups). Por ejemplo, el énfasis muscular varía al cambiar la posición de las manos para las flexiones de pecho (push-ups) y las barras (pull-ups). También existen abdominales que puedes hacer como patadas alternadas (flutter kicks) y abdominales oblicuos (oblique crunches). Este programa también hace énfasis en el estiramiento con 18 ejercicios separados que se enfocan en varias áreas de la parte inferior y superior del cuerpo.

Comparación

El sistema P90X es el más completo y el que tiene más enfoque de los dos programas, ya que las rutinas separadas están esparcidas en 12 DVD. Sin embargo, en comparación, el Navy SEAL workout es considerablemente más sencillo. Por su diseño, el P90X se enfoca en la variación de ejercicios para desafiar continuamente a tus músculos. El Navy SEAL workout también tiene variaciones básicas. Además, a medida que mejoras tu estado físico, puedes añadir más repeticiones a los tres ejercicios para el abdomen. El P90X puede hacer que te estanques (llegues a un plateau) en tu estado físico cardiovascular, ya que las rutinas son las mismas todo el tiempo. Sin embargo, a medida que mejoras corriendo y nadando, naturalmente correrás y nadarás más rápido. También puedes cambiar las rutinas de natación y correr regularmente añadiendo trabajo de intervalos y alterando la distancia.

Consideraciones

Cada DVD P90X dura una hora, excepto el de yoga, el que dura 90 minutos. Seguir el programa requiere que estés frente a tu televisor con un amplio espacio para hacer ejercicio. El Navy SEAL workout puede ser realizado en casi cualquier sitio y puede hacerse por fragmentos. Por ejemplo, puedes nadar en la mañana y hacer entrenamiento de fuerza y correr en la tarde. Ambos sistemas son efectivos. Sin embargo, si no puedes nadar, no tienes acceso a una piscina o a otro lugar en donde nadar o no te gusta correr, el Navy SEAL workout no es una opción real. Por otro lado, si hacer ejercicio frente al televisor no te resulta atractivo, el P90X no es una buena opción. Uno o ambos de estos sistemas no funcionarán para todos. Cuál pueda funcionar para ti depende de tu preferencia personal.

Más galerías de fotos



Escrito por marcus schantz | Traducido por ana maría guevara