Osteoporosis

La osteoporosis es la principal causa de fracturas óseas entre los estadounidenses. Se espera que al menos la mitad de todos los estadounidenses mayores de 50 años tengan o estén en riesgo de osteoporosis en 2020, según informa el U.S. Department of Health and Human Services. El riesgo de osteoporosis aumenta con la edad, especialmente entre las mujeres. Sin embargo, este riesgo puede reducirse, al menos parcialmente, con medidas relativamente simples y con cambios en el estilo de vida.

Condición, alcance y escala

Las personas con osteoporosis tienen huesos anormalmente porosos. Estos son células vivas en una matriz dura, compuesta de calcio, fósforo y otros minerales. La pérdida gradual de esta matriz mineral hace que los huesos menos sean densos y más vulnerables a las fracturas. La osteoporosis es la enfermedad ósea más común entre los estadounidenses. La National Osteoporosis Foundation calcula que más de 10 millones de adultos en los Estados Unidos sufren de osteoporosis y que otros 34 millones están en riesgo de contraer la enfermedad debido a la reducción de la densidad mineral de los huesos.

Factores de riesgo fijos

Muchos factores contribuyen al desarrollo de la osteoporosis. La edad es un factor importante, ya que la capacidad del cuerpo para mantener los huesos fuertes y con alto contenido de minerales disminuye gradualmente con el tiempo, sobre todo después de los 35 años. Comparadas con los hombres, las mujeres desarrollan osteoporosis 5 veces más. La genética también es relevante, porque un historial de fracturas en la familia aumenta el riesgo de desarrollar osteoporosis. Las personas caucásicas o de ascendencia asiática tienen un mayor riesgo en comparación con las mujeres y los hombres de otras etnias. El tipo de cuerpo juega un papel importante, ya que las personas delgadas o de una estatura pequeña tienen un riesgo mayor de osteoporosis.

Factores de riesgo modificables

Aunque existen factores de riesgo que no se pueden cambiar, varias decisiones importantes en relación con el estilo de vida pueden reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis. Una dieta rica en calcio y en nivel de vitamina D ayuda a mantener fuerte formación y mantenimiento de los huesos. El ejercicio regular, con pesas también ayuda a mantener la densidad mineral ósea. Evitar el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo son medidas positivas para apoyar los huesos y la salud general.

Proyección

Debido a que la osteoporosis no suele mostrar síntomas, se utiliza una prueba de detección para identificar la afección para poder implementar el tratamiento temprano. Escáner de huesos conocido como DXA o absorciometría de rayos x de energía dual, mide la densidad mineral ósea. Cuando te sometes a un escáner DXA, te acuestas en una mesa y permitir que el aparato lea la densidad ósea. La prueba informa una serie de resultados que el médico utiliza para determinar si tu densidad ósea está dentro del rango normal. La National Osteoporosis Foundation recomienda el examen DXA para todas las mujeres mayores de 65 años y los hombres mayores de 70. El médico puede recomendar pruebas de detección tempranas, dependiendo de tus factores de riesgo en relación a la osteoporosis.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la osteoporosis es aumentar la formación de hueso y reducir la pérdida. Los medicamentos son la base del tratamiento. Las opciones son bisfosfonatos, como el alendronato (Fosamax) y risedronato (Actonel), calcitonina (Miacalcin); teriparatida (Forteo), y los suplementos de estrógeno para las mujeres. Los médicos pueden prescribir suplementos de calcio y vitamina D, además de la medicación. Por lo general, se recomienda el ejercicio regular de levantamiento de peso. Este tipo de ejercicio hace hincapié mecánicamente en los huesos, previniendo una pérdida mayor de la densidad ósea.

Más galerías de fotos



Escrito por jillian o'keeffe | Traducido por rafael ernesto díaz