Osteoporosis en adolescentes

La osteoporosis, a menudo considerada una enfermedad que afecta a personas de mediana edad o mayores, también puede ocurrir en la adolescencia, aunque es inusual y más probable que sea el resultado de enfermedades médicas subyacentes o una nutrición deficiente, según el Hospital Infantil de Boston. La adolescencia es un momento importante, sin embargo, para la prevención de la osteoporosis a largo plazo. Una nutrición adecuada, hacer ejercicio y la vitamina D ayudan a prevenir la osteoporosis.

Sobre la osteoporosis

Como el tejido vivo, el hueso está en una etapa de regeneración constante. Los minerales en los huesos, como el calcio, son absorbidos en el torrente sanguíneo y reemplazados para crear un hueso nuevo. La osteoporosis resulta en el tejido óseo disminuido cuando la creación de nuevo hueso rezaga la eliminación del hueso viejo. Cuando un adolescente tiene osteoporosis, los huesos se vuelven frágiles y débiles. Una caída o incluso un menor estrés como toser pueden hacer que se rompan los huesos. Los sitios de fractura más comunes son la cadera, la muñeca o la columna vertebral.

Osteoporosis juvenil

Los adolescentes pueden desarrollar una forma de osteoporosis llamada osteoporosis juvenil. Enfermedades médicas como la anorexia nerviosa y la enfermedad renal pueden resultar en osteoporosis juvenil porque interfieren con la regulación de la nutrición y calcio del cuerpo. Un trastorno genético llamado osteogénesis imperfecta también hace que los huesos sean frágiles en niños y en los adolescentes. La ingesta inadecuada de calcio o proteína es otra fuente de la osteoporosis juvenil y la falta de vitamina D debido a una nutrición deficiente o insuficiente exposición a la luz solar son otras posibilidades. La enfermedad ocurre a veces sin ninguna razón obvia. Cuando un adolescente desarrolla osteoporosis juvenil, generalmente se trata con medicamentos, terapia física y nutrición mejorada.

Otros factores

Otros factores en la osteoporosis incluyen fumar, consumir cafeína, alcohol y refresco, según la Arizona Osteoporosis Coalition (Coalición de Osteoporosis de Arizona). Fumar disminuye los niveles de estrógeno que ayudan a proteger contra la pérdida de hueso. La cafeína contribuye a la descomposición del hueso y el alcohol reduce la capacidad de fabricación de hueso en el cuerpo. Según el AZOC, el consumo excesivo de alcohol durante la adolescencia puede comprometer la calidad ósea. Los refrescos contienen ácido fosfórico y carbonatación, causantes de la pérdida de calcio. Algunos medicamentos también pueden causar pérdida de masa ósea, según la National Osteoporosis Foundation (Fundación Nacional de Osteoporosis). Dilantin, un medicamento contra las convulsiones que se podría dar a los adolescentes con un trastorno convulsivo, es un ejemplo. Otra es los corticoesteroides, que se utilizan a menudo en adolescentes con la enfermedad de Crohn.

Crear hueso para el futuro

La gente consigue la mayoría de su masa ósea durante su adolescencia y los picos a los años veinte, según la Clínica Mayo. La masa ósea creada durante la adolescencia es muy similar a una "cuenta de banco de hueso" para sostener el cuerpo durante la vejez, que los adolescentes deben centrarse en crear hueso con la ingesta adecuada de calcio, la exposición a la luz del sol y haciendo ejercicios con pesas. Los adolescentes están particularmente en riesgo, ya que sólo el 15% consigue el calcio suficiente, según el AZOC, que recomienda 1.300 miligramos de calcio cada día para los adolescentes.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por maria gloria garcia menendez